Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 611
  Don Raúl Vera
 
Rosa Esther Beltrán
   
  El obispo don Raúl Vera llegó a Saltillo hace 19 años. Su designación estuvo acompañada de contradicciones, había quienes lo recibimos con júbilo por su trayectoria en el sector progresista de la iglesia católica, pero otros lo consideraban un pro comunista o socialista y de plano lo rechazaban y eso hasta hoy persiste.

En efecto, el 19 de marzo, Don Raúl cumplió 19 años de haber llegado a Saltillo para tomar posesión como obispo de la Diócesis, es imposible describir en este espacio su labor en Coahuila, pero hay toda una trayectoria de lucha social que sin él, difícilmente se habría realizado.

El señor Vera comenzó su labor con firmeza creando instituciones para la defensa de los derechos humanos, que en Coahuila apenas si se mencionaban. Sin duda, la fundación de albergues para migrantes promovidos por el señor Vera, una en Ciudad Acuña, «Casa Emaús», ahora bajo la responsabilidad de la Diócesis de Piedras Negras y en Saltillo, «Belén Posada del Migrante», así como el Centro «Fray Juan de Larios» que realiza la defensa de los derechos humanos, con presencia a nivel nacional e internacional fueron grandes aciertos.

Coahuila es territorio de tránsito de migrantes, principalmente centroamericanos y sudamericanos y ante brutales asesinatos por parte de guardias locales don Raúl Vera tomó la iniciativa de la defensa de sus derechos humanos fundando la «Posada del Migrante» que es una de las más destacadas en México, y que ha recibido desde su fundación a más de 600 mil personas en tránsito, dándoles asistencia que no se limita a la alimentación y el descanso, sino que cubre el cuidado a la salud, les proporciona ropa, educación y asistencia psicológica, además forma parte de una red de albergues nacionales y ha trascendido las fronteras del país, ganando el reconocimiento y derechos para los migrantes.

Recientemente se construyó el «Centro de Refugio» para personas o familias que han solicitado su visa humanitaria para permanecer en la entidad en calidad de refugiados, el Refugio cuenta con la asesoría de el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

En cuanto al Centro Diocesano para los Derechos Humanos (CDDH) «Fray Juan de Larios» es una organización civil no gubernamental, cristiana-ecuménica que trabaja por la justicia con diversos actores y organizaciones para lograr la vigencia de los derechos humanos, su misión es la construcción de espacios de esperanza y empoderamiento de las personas desde su condición de victimización y explotación para lograr la constitución de sujetos con derechos. Actualmente se enfoca a la defensa integral de familias con víctimas de desaparición forzada en Coahuila y en México, ejecuciones extrajudiciales, desplazados forzados y tortura.

Don Raúl acompaña a los grupos más vulnerables de Coahuila, como lo son la Familia de Pasta de Conchos, el colectivo Sí a la Vida del municipio de General Cepeda, que lucha en contra del basurero tóxico instalado en el ejido Noria de la Sabina el que está dañando seriamente al medio ambiente; fundó la comunidad «San Elredo», para acompañar pastoralmente a jóvenes integrantes del colectivo de diversidad sexual buscando la promoción de la dignidad y defensa de los derechos humanos de esa comunidad.

Acompañó incondicionalmente a la Coalición de Trabajadores de la Educación durante los 70 días del plantón contra las políticas irresponsables de Rubén Moreira por la seguridad social de este sector, en 2006 asumió la denuncia y apoyo de mujeres prostitutas violadas por elementos del Ejército Militar Mexicano en Castaños en su demanda contra el Ejército y el Estado y además acompaña a los colectivos de campesinos de Parras y General Cepeda por la defensa del agua de esos municipios.

El señor Vera ha ganado al menos 12 reconocimientos y premios internacionales, algunos de los más importantes son: el Premio Rafto en 2010, el reconocimiento «Voz por la Justicia» en 2011, y en 2012 fue candidato al Premio Nobel de la Paz, aunque también lo endosaron entre las ovejas negras, es decir, obispos, clérigos y feligreses en general que han tomado por misión cambiar las prácticas religiosas medievales que van en contra de los derechos humanos, especialmente contra las mujeres.

Los hechos muestran de qué lado está el obispo Raúl Vera, su trayectoria es la de un defensor nato de los derechos humanos, su causa se sintetiza en que los seres humanos sean sujetos conscientes de su propia historia.

La carta

Levantó ámpula la carta que el presidente Andrés Manuel envió al rey de España y al papa Francisco, la tromba de críticas a favor y en contra del perdón se expandieron con fuerza; las reacciones de los españoles ante el tema han sido variopintas, hay quienes rechazaron y descalificaron sin más la petición, reclamando de manera un tanto desinformada que AMLO primero oriente sus reflectores a sí mismo y se cuestione por qué en México pervive la marginación, la ignorancia y la explotación hacia los pueblos originarios, en evidente reclamo hacia los dirigentes políticos que han sido incapaces de ocuparse de ellos, mas no en la 4T, porque son prioridad de este gobierno.

Es cierto, la atención a nuestras etnias fue nula, la explotación y los despojos se prolongaron después de la independencia y en la posrevolución de 1910, como bien lo dice Eduardo Galeano en su acreditado libro Las venas abiertas de América Latina, en el que pregunta, ¿es América Latina una región condenada a la pobreza y a la humillación, es culpa de Dios o es una historia que puede ser deshecha porque fue tejida por los humanos?

En efecto, para los gobiernos priistas y panistas fue un tema de campañas para ganar votos y de limitadas iniciativas hacia la población originaria durante sus sexenios y son asuntos de múltiples efectos que muchos prefieren olvidar y temen recordar, ¿para qué abrir ese baúl? Después de 500 años es mejor ver hacia adelante, aseguran las autoridades ibéricas.

El presidente López Obrador expone en su misiva que el perdón por las atrocidades de la conquista es la única vía para la reconciliación y para que las heridas cicatricen.

Por mi parte considero que la propuesta de AMLO no es descabellada, al contrario, es una gran oportunidad para repasar y examinar los traumatismos que heredó esa etapa a las etnias originarias nacionales y a todos los mexicanos porque sus efectos son transgeneracionales ya que ese proceso fue una hecatombe y no podemos considerarnos libres de sus secuelas, porque los abusos no tienen caducidad y tenemos enfrente la posibilidad de debatir como colectividad qué y quiénes somos los mexicanos, la Cuarta Transformación traerá consigo la descolonización en los distintos terrenos de la vida nacional, es una coyuntura de oro si sabe aprovecharse.

Igualmente los antecedentes sobre el «perdón» son múltiples, los alemanes lo solicitaron por el Holocausto; en Gran Bretaña, David Camerón, en 2010, pidió perdón por la matanza de civiles en Londonderry; Irlanda del Norte, Australia, Italia y Estados Unidos han pedido perdón, este último por la esclavitud de los afroamericanos que prevaleció durante 246 años y los descendientes de esclavos exigen la reparación a la Universidad de Georgetown en Washington por la venta de más de 70 esclavos para financiar sus actividades, ésta otorgó becas a los familiares de los esclavos que vendió y Harvard lo está revisando, lo importante del tema son las acciones que de ello surjan y es muy significativo para las víctimas, es un acto de justicia.

Es inocultable que este país está ante una nueva conquista española, tenemos aquí seis mil empresas ibéricas. En Saltillo y otros estados, Aguas de Barcelona es un buen ejemplo de que el colonialismo ibérico está vigente.

La deliberación sobre los perdones es irrebatible, insisto, las disculpas extemporáneas son benéficas y valiosas solo cuando ayudan a cambiar prácticas coloniales que siguen imperantes, son una herramienta de introspección y reflexión, por ello AMLO, sonriente declaró que se siente contento de que la carta al rey de España haya desatado un buen debate, tiene razón, es conveniente deliberar, debatir nuestros acuerdos y diferencias sin esconder los desacuerdos debajo de la alfombra, así impulsamos la democracia.

 
Otras publicaciones
¿Indignados?
En movimiento por la Amazonia
Un premio loable y meritorio
Consternación
¿Es catastrofismo o realismo?
Que hable la desigualdad
¡En legítima defensa!
Son nuestro orgullo
Persecución y acoso
Grupo México, impunidad ambiental
La revolución pacífica
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba