Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 610
  Giras presidenciales: ¿algo quieren?...
 
Carlos Aguilar
   
  Las giras presidenciales en el pasado eran en el plano político, la muestra clara y real sobre la cercanía en la relación entre los gobernantes y también un escaparate sobre la influencia que aún ejercía la figura presidencial a favor o en contra de quien gobernaba un estado.

Incluso era una costumbre que, en cada visita, el presidente en turno anunciaba una obra al margen de la entrega de recursos o programas, si era el caso, entonces casi en automático aseguraba una nueva visita y así para muchos analistas políticos se medía la cercanía o lejanía de los gobernantes.

Para algunos, mientras más visitas presidenciales, mejor relación había entre los gobernantes, y en algunos casos, había mejores posibilidades de crecimiento y desarrollo para las entidades, al margen de que las obras y programas tardaran tiempo en llegar.

Sin embargo, la alternancia en el poder federal y los estatales significó nuevos agregados a las visitas presidenciales y sus consecuentes relaciones políticas que además incluían la posibilidad de establecer cuotas de poder y mando ante los gobernados y la clase política.

Los casos eran variados, gobernantes que, si no fueron amigos, tampoco enemigos, se sumaron para mantener pactos y cuotas de poder con sus beneficios particulares y colectivos en todos los temas: política, negocios, seguridad y desarrollo.

Además, algunos gobernantes llevaron sus diferencias a castigar en presupuestos y visitas enviando a funcionarios del gabinete para anunciar obras y proyectos cuyo fin era promoción política y partidista para disminuir la fuerza política del gobernante estatal y conquistar en elecciones triunfos que restarán fuerza al local e hicieran crecer la fuerza del federal.

Hoy las cosas no son diferentes, pero sí cambiaron las formas y se dice que, en política, las formas son contenidos, por eso la lectura para algunos genera una percepción muy particular respecto a las reacciones de ambas partes.

Por un lado, el nuevo mando federal demuestra no sólo con cortes de presupuesto y retiro de programas, tradicionalmente usados para el control político, sino también con el cambio de estructura de gobierno federal, que van a pelear políticamente la plaza para los próximos procesos electorales.

En algunos casos, incluso la percepción es que a algunos gobernantes estatales y alcaldes les están haciendo manita de puerco y tienen que aceptar las nuevas condiciones de mandato federal: si así por la buena es difícil, por la mala, seguramente será más complicado.

No es casualidad que en las nuevas giras presidenciales se registren abucheos a los gobernantes estatales (16 hasta ahora), al menos dos de ellos ya decidieron no acompañar al gobernante federal para evitar los efectos negativos de los abucheos y el agresivo aplausómetro.

Incluso el PRI y el PAN destacaron que hay un documento al interior del partido del gobierno federal en turno, que como manual político incluye este tipo de expresiones para restar fortaleza política al gobernante en turno, posibilidad que fue negada rotundamente por el titular del poder Ejecutivo Federal.

La lectura final es que las nuevas formas y estilos de estas relaciones y las giras presidenciales son una muestra que el poder de los gobernadores estatales fue acotado y limitado, y ese podría ser el último contrapeso en una relación de gobierno-gobernados que significa un riesgo en el futuro para perder democracia y alentar el autoritarismo, débil línea a cruzar para cualquier político y gobernante en la historia pasada y reciente de México y el mundo.

 
Otras publicaciones
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
Primer informe de gobierno federal: «sin novedad»
Mujeres: marcha, violencia y gobierno
Fiscalía General: crisis de imagen
AMLO: oposición presidencial…
A las carreras con la Guardia Nacional…
Consulta Infantil-Juvenil 2018: Barbas a remojar…
Política-gobierno vs. lucha libre…
Renuncias y nuevas designaciones: ajustes y desajustes
Crisis migratoria 2019
PRI-PAN: oposición o comparsa
Las cuentas y los cálculos presidenciales…
Colosio: miedos y daños…
Gas y electricidad: más poderosos que el presidente
Migrantes: caravana de dolor y drama
Venezuela y la cuenta regresiva
La nueva guerra en México: huachicoleo
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba