Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 609
  Dializar a tiempo
 
Ignacio Espinosa Solís
Sitio Web: www.kiskesabe.com
   
  Hace unas cuatro semanas, una mujer de unos 55 años, diabética de más de 20 años, se presentó a consulta para cotejar con otra opinión, la proposición de diálisis de un servicio de nefrología.

Ella contaba con buena calidad de vida, con su diabetes y azúcar bien controlada, pero los 20 años de diabetes habían cobrado factura dañando los riñones. No tenía retención de líquidos y como dato de daño renal tenía elevada la creatinina a 3.5 miligramos (normal de 1.2) en 3 mediciones previas. Cierto, había ya daño renal inicial y en el momento, asintomática, es decir, sin molestia alguna y reitero: magnífica calidad de vida.

—Mi punto de vista—, le dije, —es que todavía no debes dializarte porque no hay molestia alguna y la diálisis no va a mejorar nada, puesto que no tienes molestias. Al contrario, desde que empiezas a dializarte ya estás poniendo en peligro tu vida porque puede complicarse con peritonitis, deshidratación y otras complicaciones de la diálisis. Y lo que si es seguro que si ahorita tu calidad de vida es buena, en el momento que inicies la diálisis tu calidad de vidas será mala, física y emocional para ti y tu familia. ¿Te explicaron esto, los beneficios y los riesgos?— pregunté.

—¡A carambas!— No doctor, nomás me dijeron que ya era tiempo de dializarme que si me dializo mis riñones se protegen y que si no lo hago, puedo morir en poco tiempo.

—Pues no concuerdo con esa opinión— expliqué, —pero ustedes decidirán. En general los pacientes como en tu caso, cuando se empieza la diálisis pueden vivir, la mayoría, unos dos, tres o cuatro años y con mala calidad de vida. Yo tengo la experiencia de que pacientes con tus características clínicas también pueden vivir esa misma cantidad de tiempo, pero con buena calidad de vida y eso me consta porque lo he visto con muchos pacientes que han confiado en este punto de vista. Y no ofrezco ningún tratamiento milagroso, es con cuidados generales mínimos y un par de medicamentos al alcance económico de cualquier paciente y disponible en cualquier hospital público o privado. ¿Te propusieron algún tratamiento médico con anabólico proteico (nandrolona) comercialmente conocido como decadurabolin, que personalmente me ha dado buenos resultados en la mayoría de los casos que lo he utilizado en pacientes como tú con daño renal inicial?, —pregunté a sabiendas de que me contestaría que en nefrología solo le mencionaron la diálisis como única opción.

—No, no me explicaron nada de esto. Le repito, que solo redijeron que me debía dializar para proteger mis riñones y que si no pronto voy a morir. Y estoy muy espantada.

La mujer estaba en realidad aterrorizada, al igual que sus familiares y deduje, sin que ellos lo expresaran directamente, que la expectativa de ellos era reafirmar con mi opinión la necesidad de la diálisis y en vez de alegrarse de mi optimista proposición, sentí que se sorprendieron al escuchar lo contrario de lo que había dicho un especialista en riñones (nefrólogo) y esto los confundió.

La gente tiene la idea de que un especialista en nefrología es el único que sabe cuando dializar o no y que el cardiólogo es el único que sabe como tratar la presión alta con mayor seguridad y que el endocrinólogo es lo máximo para tratar la diabetes y así con todos los especialistas. Pues tampoco concuerdo con esta postura, porque un buen médico general, debe tener idea clínica de cuando dializar o no, como tratar a una persona con enfermedades tan comunes y sencillas como la diabetes o la presión alta y que los conocimientos suficientes para hacerlo bien, no son exclusivos de un especialista sino que están al alcance de cualquier médico general que quiera aprenderlos y que nadie le puede impedir que los adquiera.

Pero, lo cierto, es que la mayoría de los médicos piensan que solo los especialistas están entrenados para tales fines. La burocracia en el ejercicio de la profesión ha causado este cambio en la visión de los médicos generales que han renunciado a hacerse valer como tales.

Finalmente, a esta mujer le propuse el tratamiento médico, y les dije que me informaran si continuarían con tratamiento médico y que lo comentaran entre ellos. Unos ocho días después por teléfono cortésmente me dieron las gracias por la información que les proporcioné, que habían hablado entre ellos, y que habían aceptado la diálisis en el hospital en que se las propusieron. Adelante, dije respetuosamente.

 
Otras publicaciones
Los de abajo
La mañanera y la salud
Laparoscopía difícil de vesícula
Dilema: cirugías necesarias o innecesarias
Extirpaciones de vesícula y apéndice innecesarias
Huachicol en diabetes
Huachicol en leucemia
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicoleo en diálisis?
¿Huachicoleo en diálisis?
Reversión en cáncer de próstata
Reversión médica
Lo médico incorrecto 2
Lo médico incorrecto
La medicina en México ante la cuarta transformación
La medicina está enferma
Médicos vs pacientes
Medicina narrativa 2
Medicina narrativa (1)
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba