Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 608
  México ante la crisis de Venezuela
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  Lo que sucede en Venezuela es imposible verlo desde una sola perspectiva, de hecho, vale la pena inclusive hacer un análisis seccionado por las distintas aristas que presenta. Es decir, no puede verse solo desde la figura de un régimen dictatorial que ha conducido a una crisis económica y humanitaria de proporciones insostenibles.

La situación venezolana también se puede ver, desde la acción de fuerzas que se conocen por sus tendencias intervencionistas, desde hace largo tiempo (EE.UU.), cuyos efectos negativos son conocidos al por mayor en América Latina y que actualmente, la resienten distintas partes del mundo.

Definitivamente, la responsabilidad de Nicolás Maduro es enorme, pero también son corresponsables aquellos para los que Venezuela es pieza para hacer valer sus intereses ideológicos, políticos y militares que no contribuyen en nada al interés ulterior de devolver la estabilidad y el respeto a los derechos humanos en ese país.

De alguna manera, el futuro se encuentra estrechamente vinculado a la pinza que puedan hacer países como Brasil, Chile y Colombia; y las posiciones beligerantes pro yankees. Venezuela es el espacio en que se decidirá en mucho, el futuro inmediato de Sudamérica y el Caribe.

Bajo perfil

Desde la política exterior de México, hoy resulta evidente que no es el momento para tener un papel central para enfrentar los difíciles retos que presenta. Los jugadores internacionales que se han posicionado, han comenzado a estrechar el campo de acción, lo que obliga a México a su bajo perfil. México, calladamente, se ha distanciado del apoyo a Maduro.

El tipo de alianzas que se han estado suscitando, con otros países, sobre todo los europeos, hasta hoy, han servido para fincar las líneas que no se deben cruzar como lo es la intervención armada de cualquier país, represión del pueblo por el ejército y hasta violaciones masivas de derechos humanos.

Ojalá que nunca se pierdan los espacios abiertos para el diálogo y que la búsqueda de acuerdos políticos, sean siempre bienvenidos. La construcción de un nuevo gobierno supone encontrar un equilibrio entre los intereses internos y las presiones externas que se han involucrado muy activamente con el cambio.

 
Otras publicaciones
Doctrina Monroe, un atentado contra la democracia
Hasta nunca Franco
Educación pública y defensa de la autonomía universitaria
La cuestión «líquida»
Educación: responsabilidad y política de gobierno
La Vía Chilena
Posición de la mujer: hoy y ahora
A favor de la mujer
Resistencia y el movimiento del 68
La mano que mece la cuna
La revolución de los ricos
Ambición y nudos de la crisis bilateral
Una definición de democracia
Los frentes abiertos de Pemex
La ley del péndulo
El fuego interminable
Amantes del conocimiento
Recordando a Jesús Reyes Heroles
Resultados de la UAdeC hoy
¿Hay gobernabilidad en México?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba