Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Política Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 607
  Ganadores y perdedores*
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Un grupo de académicos locales se dio a la tarea de analizar el crecimiento exponencial de la Región Sureste del estado, la que paradójicamente se expresa en la disyuntiva de encontrarse entre ganadores o perdedores, esta es una ecuación que ellos se proponen descifrar.

Lo que hemos visto desde hace décadas en la Región Sureste es que la clase política comandada en Coahuila por el PRI, desde hace nueve décadas es el tirano que avasalla con sus políticas públicas el impulso a la degradación del entorno natural y social y pone en riesgo la salud ecológica de las poblaciones rurales que resultan mayoritariamente vulnerables en cuanto a las afectaciones de su entorno, con el riesgo de trastornar todo el ambiente y la salud de esas poblaciones agrícolas y la conservación de los ecosistemas locales.

Esas políticas son el resultado de la colusión de intereses entre las autoridades corruptas, individuos y empresas ambiciosas que tejen redes, usando procedimientos inmorales e ilegales, mienten y engañan a los pobladores rurales para que acepten la realización de proyectos que resultan perjudiciales para ellos.

Aseguran los autores que la precariedad de los habitantes rurales de los municipios en los que están los basureros tóxicos ha sido aprovechada para «legalizar» los trámites de estos proyectos, aunque atropellan y timan a los ejidatarios para que acepten la realización de planes que resultan perjudiciales para las comunidades rurales, y además, en la armazón de intereses a nivel de los ayuntamientos logran las autorizaciones para llevar a cabo sus objetivos, así ocurrió en la instalación del Cimari de General Cepeda que desde que se anunció las protestas contra su instalación y funcionamiento ha sido constantes.

Coahuila se presenta como una región «ganadora», aunque solo se toma en cuenta la conquista económica de ciertas áreas regionales, pero lo cuestionable es que la sustentabilidad ambiental decae, declina, se abate, la periferia rural se amalgama con las metrópolis urbanas en una simbiosis territorial que comprende el cambio del uso del suelo, la degradación del ambiente, la polarización territorial y la recomposición de la economía local y regional, y estos procesos generalmente son ignorados voluntaria e «irreflexivamente» por las políticas públicas y los planes de desarrollo de los gobiernos.

Las armadoras automotrices GM y Chrysler fueron el detonante de la interurbanización de Saltillo, Arteaga y Ramos Arizpe que crecieron de manera rápida y anárquica con fuertes presiones de los desarrolladores o fraccionadores hacia los ayuntamientos y gobiernos estatales.

En este proceso, la política ambiental estuvo ausente, los tiraderos clandestinos de desechos industriales, la proliferación de pedreras en las faldas de la vecina Sierra de Zapalinamé y la construcción de viviendas por arriba de la cota permitida, no se atendieron ni se aplicaron medidas estrictas para contener la explotación de los mantos acuíferos que abastecen a las tres ciudades, menos aún se reguló la contaminación del aire, aseguran los autores. A la distancia se puede afirmar que en materia de medio ambiente, la región «ganadora», resultó «perdedora» (P.8).

Es inocultable la colusión entre las autoridades del gobierno federal (2012-2018) las estatales y los municipales para los que los daños ambientales son ilusorios, lo que resulta inocultable es la marginación y vulnerabilidad de los pobladores ejidales a los que les son conculcados sus derechos humanos a un medio ambiente sano.

Las protestas de los campesinos son reprimidas, «en nombre de la ley», dicen. El día 31 de enero cerca de 200 campesinos de los ejidos de General Cepeda bloquearon la carretera libre Saltillo-Torreón durante más de seis horas para exigir al gobierno federal la clausura del basurero tóxico instalado en el ejido la Noria de la Sabina a causa de los daños ambientales y de salud de los ejidatarios, aunque fueron desalojados con lujo de fuerza por las autoridades policiacas estatales, esto es lo cotidiano, así defiende a los campesinos Miguel Ángel Riquelme.

* «El sistema urbano rural del Sureste de Coahuila, una región “ganadora” con políticas públicas permisivas ante la degradación ambiental: el caso de los Cimari».

Dr. Luis Aguirre Villaseñor

José Luis García Valero.

Maquiladoras: ¿fracaso y flagelo?

A más de 40 años de haber sido implementadas como una solución de política pública laboral contra el desempleo en México, las maquiladoras van crisis tras crisis. Por décadas, los empresarios extranjeros lograron ganancias exorbitantes mediante el respaldo que les dio el gobierno mexicano ofreciendo exenciones fiscales, servicios gratuitos y hasta los terrenos para sus instalaciones.

Los gobiernos del PRI impusieron el plan maquilador como solución al desempleo generalizado y las empresas extrajeras manufactureras aprovecharon la oferta explotando con gran intensidad la mano de obra de las zonas fronterizas inicialmente y posteriormente penetraron en varias regiones del país y se extendieron a Centroamérica.

La política laboral maquiladora ha sido un fracaso como proyecto de generación de desarrollo industrial, su único «resultado» ha sido la generación de miles de empleos de alta precariedad e inestabilidad con un ineficaz impulso a las cadenas productivas nacionales.

Al iniciar este año cerca de 30 mil trabajadores de 45 empresas maquiladoras de Matamoros Tamaulipas, estallaron un movimiento de paro laboral exigiendo el aumento salarial de 20%, el pago de un bono en vales de despensa por tres mil 500 pesos anuales y una disminución de 4% a cuotas sindicales, los obreros acusaron a su líder sindical de no proteger la justicia laboral, reprochándole además su tibieza en la defensa de sus derechos gremiales.

Algunas de las fábricas que pararon labores y en las que ondean las banderas rojinegras en Matamoros son, Dura de México, Olson, Politech, Autoliv, Konsberg y Cepillos de Matamoros, varias empresas en paro están amenazando a los trabajadores con despedirlos y se han negado a depositarles un bono de productividad de tres mil 300 pesos en vales de despensa.

El reclamo del aumento al salario mínimo en la frontera de 88.36 pesos a 176.72, decretado por el actual gobierno federal fue el detonante de la movilización de miles de obreros que decidieron parar labores y salir a las calles. Algunas obreras mostraron sus recibos de nómina con un aumento de cinco pesos diarios lo que las hizo montar en cólera.

Los líderes vitalicios charros de los sindicatos de las maquiladoras son repudiados por los trabajadores, a tal grado que sus oficinas permanecen cerradas y los patrones de las fábricas han amenazado con abandonar Matamoros y emigrar a otras ciudades porque sus pérdidas ya rebasan los 100 millones de dólares.

Es continua la intimidación o el chantaje de los empresarios de cerrar las fábricas ante la amenaza de una huelga por aumentos salariales o prestaciones, pero lo pensarían dos veces porque México ofrece múltiples ventajas comparativas para esta industria, en especial por la cercanía de sus proveedores y del mercado estadounidense.

Es muy probable que el paro obrero en Matamoros marque el inicio de revisión y reflexión en las ciudades fronterizas que padecen agravios similares con el predominio de la industria maquiladora, está por verse.

Posdata

Como se denunció en este espacio, la Sedesol sigue reteniendo los salarios a las trabajadoras de algunas guarderías infantiles de la Región Sureste, aún les deben el mes de diciembre y ante ello las directoras argumentan que tendrán que aumentar las cuotas a las familias a quienes cuidan sus bebés, el incremento puede llegar hasta 500 pesos, lo cual es muy preocupante sobre todo para las madres solteras, empleadas de maquiladoras, cuyos salarios son muy bajos. Ojalá la nueva Secretaría de Bienestar comience a funcionar pronto para que esta situación cambie, es urgente.

 
Otras publicaciones
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
La ética y la credibilidad
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
Si se va, se va todo
Un reconocimiento grande
Carta abierta al presidente electo
El NAIM entre dos cosmovisiones
La represión, corrupción e impunidad
El 68, presente
En la indefensión
Alcalde, calidad de vida, calidad
Consultar lo obvio es necio
La gestión de los regidores
La inocencia atrapada
Prudente incertidumbre
El águila y la serpiente
Avanzar contigo, Meade
Pasta de Conchos, los mineros no claudican
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba