Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 606
  La ética y la credibilidad
 
Rosa Esther Beltrán
   
  La percepción social es un elemento fundamental para la generación de la confianza; confiar o desconfiar son efectos de las circunstancias que viven las sociedades. La confianza en un líder es un componente sin el cual le sería imposible generar apoyo, lealtad y éxito en su gestión, sea cual sea ésta.

Nutrir y consolidar la confianza para esquivar la derrota es un desafío permanente, constante y perdurable de cualquier líder que desee mantenerse con éxito en su papel de conductor de sus metas. Ganar se nutre del trabajo constante y abnegado de un equipo que está al tanto de que las expectativas generadas, que dan continuidad al liderazgo significan la permanencia de la estrategia de un plan de trabajo.

En una conferencia de prensa mañanera, el presidente López Obrador reveló que el huachicoleo no se limita al robo de gasolina y diesel de los ductos, declaró que están investigando las plataformas petroleras del litoral de Campeche y Tabasco porque hay información de que las están vandalizando, es decir, robando el petróleo crudo, de ahí se extrae un millón de barriles diarios, dijo. También comentó que la Reforma Energética no dio los resultados esperados para aumentar la producción, que al contrario ésta cayó y la tendencia es a la baja, por lo cual están revisando la contabilidad, el objetivo es recuperar la producción petrolera, alcanzar la independencia productiva, operar nuevas refinerías y dejar atrás la importación de gasolina, además evidenció que se abrieron investigaciones para aclarar la posible corrupción de líderes sindicales y funcionarios de Pemex.

La tensión social que vive México no es escasa, la puesta en marcha del combate al robo de combustibles ha generado múltiple reacciones y expectativas, pero la sociedad ha resistido, ¿por qué? la respuesta obvia es el hartazgo ante la multitud de despojos, el saqueo, la expoliación de los que ha sido víctima durante más de 30 años.

México resiste porque la credibilidad de AMLO y la confianza en su gobierno y en las acciones que ha emprendido no sólo se mantienen, han crecido como la de ningún mandatario de la historia reciente, según la última encuesta del periódico Reforma, a la pregunta «¿Para usted que es preferible? acabar con el robo de combustible a Pemex aunque no haya gasolina por un tiempo», el 73% de los encuestados manifestó estar dispuesto a tolerar la escasez y sólo el 18% optaría por el abasto y como ya se ha comentado en estas páginas, el 74% de los saltillenses apoya el combate al huachicol (Vanguardia 17-01.19) .

Esta semana circuló en las redes un mensaje de la derecha internacional, el autor, de acento sudamericano, atribuyó al gobierno de AMLO haber entrado, mediante el desabasto de combustibles en una primera etapa de un gobierno dictatorial, semejante al de Maduro en Venezuela y el de Castro en Cuba, el mensajero sostenía que la escasez se sucederá en otros productos, aunque su discurso era desarticulado, con información obtusa, es la caterva de argumentos de siempre, gobierno socialista, dictatorial, vinculado con Putin y los mencionados de Latinoamérica.

Para la derecha, las políticas públicas que buscan el beneficio de las mayorías y la disminución de la desigualdad social son tachadas de comunistas, ya nos sabemos de memoria su discurso desfasado y obsoleto, descontextualizado.

El gobierno federal está dando muestras de que sus políticas públicas se alejarán del despojo a las mayorías y velarán por el bienestar social con programas como el de Jóvenes Construyendo el Futuro, el recate de la seguridad social para la universalización de la salud, la protección de los adultos mayores y discapacitados, los aumentos al salario mínimo, la protección del agua y la reforestación, la Comisión de la Verdad y principalmente la lucha contra la corrupción, además de la austeridad y la frugalidad, de ahí la confianza y la credibilidad de AMLO.

Mujeres extraordinarias

El 15 de enero se conmemoró el centenario del asesinato de Rosa Luxemburgo, una eminente economista nacida en la pequeña localidad de Zamo?? (1871), ciudad renacentista de Polonia que es Patrimonio de la Humanidad (UNESCO).

Luxemburgo, apodada la «Rosa Roja», era de ascendencia judía, de una brillante inteligencia por lo que fue odiada por los intelectuales izquierdistas varones de su época, ella fue cofundadora del partido comunista de Alemania y se opuso de manera vehemente a la Primera guerra Mundial porque la consideraba un enfrentamiento entre naciones imperialistas.

La economista «Rosa Roja» fue una mujer con un alto nivel educativo, estudió literatura, botánica, geología y matemáticas y leía en cuatro idiomas, también se doctoró en Economía en Zúrich, Suiza, lo que le permitió entrar al mundo académico cuando el sistema capitalista se encontraba en una época de expansión y con él se desarrollaba un brote crítico intelectual en lo social, lo económico y lo político.

Luxemburgo promovía y creía en un socialismo democrático, aunque era una marxista ortodoxa, su sexo en gran medida era un freno a la extensión de sus ideas, incluso dentro del mundo socialista; aunque ella exploró casi por vez primera temas tan importantes en la economía como el incentivo a la inversión que había creado una teoría del desarrollo dinámico del capitalismo, dando especial importancia al crecimiento de la demanda efectiva, con lo que predijo los modelos de crecimiento del siglo XX.

Ella creó el Partido Comunista Alemán, pero enfrentó inflexibles opositores a su pensamiento socialdemócrata entre comunistas y bolchevistas, y sus ideas fueron condenadas como heréticas aunque el leitmotiv de la «Rosa Roja» fue dudar de todo y era erudita en lo escrito por Marx y Engels y lo usó en la disyuntiva del papel que deberían jugar los intelectuales con lo que ganó una fama de rebelde que la condenó a la cárcel en su natal Polonia.

Rosa Luxemburgo es un ícono de la izquierda que sigue suscitando debates y a quien ahora se le dedican nuevas publicaciones y diversos actos en distintos lugares de Alemania; ella promovió la idea de que hubiera sido posible un marxismo distinto al soviético más allá del leninismo, en torno al cual se siguen tejiendo leyendas.

Con mucha frecuencia se cita de ella el pensamiento de que, «la libertad es siempre la libertad del que piensa distinto», fue una de las primeras defensoras de la libertad de expresión, la que decía nunca debía reprimirse, además, pensaba que la revolución debía ser algo permanente, constante, sin receso, porque era un proceso de aprendizaje que necesitaba la libertad. Esa manera de pensar se declaró peligrosa por parte de José Stalin quien la denunció como enemiga de la revolución comunista soviética que según él era la única verdadera.

Luxemburgo veía la espontaneidad como la forma revolucionaria de oponerse a la burocracia sindical. Según ella, la acción revolucionaria debe pasar por un auténtico movimiento de masas y no por el estrecho marco del aparato del Partido socialdemócrata y de los sindicatos.

La «Rosa Roja» fue una feminista mal o poco reconocida hasta ahora, ella equiparaba el problema de la mujer al de la opresión en general y a la espontaneidad humana.

El hecho de ser mujer no le podía impedir involucrarse y preocuparse por un cambio social más profundo. Rosa buscaba «lo abierto», y, de hecho, cuando observó el oportunismo y autoritarismo con los que se producían las revoluciones socialistas, no cesó de señalar el peligro de ese exceso de confianza en un sistema auto impuesto.

En 1907, la «Rosa Roja» también participó en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, informando de la labor de la Oficina Socialista Internacional, cuerpo de la que era la única mujer miembro, y subrayando la importancia de que la mujer contara con una voz propia. Ella fue asesinada el 15 de enero de 1919.

 
Otras publicaciones
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
Si se va, se va todo
Un reconocimiento grande
Carta abierta al presidente electo
El NAIM entre dos cosmovisiones
La represión, corrupción e impunidad
El 68, presente
En la indefensión
Alcalde, calidad de vida, calidad
Consultar lo obvio es necio
La gestión de los regidores
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba