Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Política Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 605
  Desabasto, conspiraciones y otras mentadas de madre
 
Edgar London
Sitio Web: www.edgarlondon.com
Email: correo@edgarlondon.com
   
  Poco a poco se ha convertido en una insana costumbre. Al menos en Coahuila, cada vuelta de enero, el desabasto de combustibles se hace presente. Y junto con el desabasto, se afana la incertidumbre, explotan las teorías conspirativas e hiende sus dientes el temor, especialmente en el seno de las familias que cuentan con menos recursos, que temen un disparo de los precios de los productos y la canasta básica en caso de que los recursos energéticos escaseen en la región.

Lo curioso es que el gobernador Miguel Ángel Riquelme no tiene conocimiento de desabasto alguno. En declaraciones recogidas por el periódico Vanguardia (08-01-2019), la máxima autoridad del estado —«máxima», al menos, hasta que los «súper delegados» del presidente Andrés Manuel López Obrador pongan en jaque el poder de los gobernadores— asegura que «han habido algunas gasolineras que por una causa están cerradas, o tienen otro tipo de trabajo o auditoría. No tengo conocimiento de una sola gasolinera que me digan que ahorita tiene desabasto por falta de gasolina».

Imagino que Riquelme no ha transitado por las principales vialidades de Saltillo porque lo que él llama «algunas gasolineras» fácilmente superan la mitad de las que usualmente están funcionando y que ahora exhiben sus bombas de combustibles bloqueadas por los clásicos cestos de basura.

A inicios de 2018 se sufrió idéntico fenómeno. Entonces, el gobierno dijo que todo se debía a una especie de descoordinación en los traslados de las gasolinas a los estados. Razón que, por supuesto, no convenció a nadie y provocó una erupción de conjeturas, la mayoría consecuencia del miedo o la rabia, que iban desde una estrategia gubernamental de Peña Nieto para demorar el primer gasolinazo del año o la monopolización de los combustibles por parte del crimen organizado.

Sea el motivo que fuere, no se trata de una simple coincidencia. Políticos de todos los niveles, autoridades, empresarios y demás actores que intervienen en el correcto funcionamiento del suministro de gasolinas a lo largo y ancho del país deberían resolver sus «problemas internos» para garantizar que la población no se sienta afectada. A fin de cuentas, aquí, como en otras ocasiones he citado, encaja perfectamente el adagio africano que reza «cuando los elefantes pelean, la que sufre es la hierba».

Eso sí, dentro de este escenario apocalíptico, el humor mexicano no demora en aparecer. «Obrador va a cumplir su promesa de que no habrá más gasolinazos», dicen por ahí, «porque ni siquiera habrá gasolina». La carcajada que sigue al chiste, sin embargo, no oculta el resquemor que, lentamente, se afianza en el alma de los más pobres y los lleva a mentar la madre de un alcalde sólo presente en fotos y actos públicos, un gobernador asfixiado en excusas y un presidente cuya sosa oratoria va quedando muy por debajo de sus actos.

Es posible que al momento que usted, desocupado lector, fatigue estas líneas ya las gasolineras operen de manera normal. Aun así, no hay pretexto para tal descalabro. No importa si se le llama desabasto, mala coordinación, desacuerdos empresariales, pugnas políticas o simple desidia… la realidad es que la gasolina se esfuma con cada apertura de año y la sombra de la corrupción, en cambio, vuelve a aparecer en los albores mismos del gobierno que prometió erradicarla. Si antes era el PRI, ¿ahora a quién culpamos, Obrador? ¿A quién?

 
Otras publicaciones
Comunismo a la mexicana
Amparan a Jorge Torres y celebra Humberto Moreira
De Yalitza Aparicio a Liam Neeson, ¿mojigatos o racistas?
95 muertes y comportamientos humanos
Promesas de diciembre, frustraciones de enero
De Cuba a Brasil, de Brasil… ¿a México?
Dios proveerá… si AMLO quiere
¿Terrorismo en La Habana?
Un niño, una causa, mil corazones
Jardín de Venus: tentación de algunos, terror de otros
Cuba, Constitución, sueños y almendrones
Creatividad vs recursos… así de fácil, así de difícil
De indígenas, negros, migrantes y otros espantos
México, AMLO y la forma de las cosas que vendrán
De elecciones y futbol… ¿qué más?
Aquí está mi #platovacío
Hipócrates murió en la clínica 89
Seres vacíos
Cambio de administración… experiencia fatal
De Emma González a Iván Márquez… otra vuelta de tuerca
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba