Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Sociedad Reportaje Gobierno Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 605
  El quehacer de un diputado
 
Rosa Esther Beltrán
   
  «Escucha al viento que inspira.

Escucha al silencio que habla.

Escucha al corazón que sabe.

Camina, camina, no te detengas».

Proverbio Indio

La actividad de los diputados, federales o de los estados, suele ser poco conocida y muy poco valorada por la mayor parte de la población; predominan actitudes negativas, hasta de desprecio hacia ellos, el pueblo los conoce como levanta dedos y su función se considera como inútil.

Estas posturas encuentran su explicación en el ejercicio imperante de un solo poder, el del Ejecutivo federal o locales que durante casi todo el siglo pasado y lo que va de este sometió a los poderes Legislativo y al Judicial lo que se reprodujo a pesar de la alternancia cuando el PAN llegó a la presidencia en el 2000 y el 2006, la “línea” era la norma y el Estado de derecho una ficción.

Por fortuna los tiempos cambian y el mandato del sufragio del pasado 1° de julio, de manera contundente arrasó con el Prian en el Congreso de la Unión y en los congresos locales de algunas entidades.

Pero ni las leyes ni las elecciones modifican la realidad social por decreto, las costumbres operan y luchar contra ellas es una tarea ardua y dilatada, pero posible.

Por eso, el diputado local por el partido Morena, José Benito Ramírez Rosas decidió tomar en serio su responsabilidad y estando a un año de haber asumido su función como representante popular ha emprendido una ardua labor para proponer y reformar las leyes que Coahuila requiere teniendo como principio contribuir al abatimiento de la corrupción, de la impunidad y del grave rezago económico y social en que se encuentra México y en particular Coahuila.

Ramírez Rosas, coordina la Comisión de Salud, Medio Ambiente, Recursos Naturales y Agua, es miembro de las comisiones de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia, la de Hacienda y Presupuesto, entre otras; además ha ejercido el cargo de Secretario de la Mesa Directiva de la actual Legislatura en numerosas sesiones del Congreso.

En su calidad de coordinador de la Comisión de Recursos Naturales y agua ha expedido dictámenes correspondientes a siete iniciativas turnadas para su análisis, que incluyen: La no suspensión del suministro de agua potable en edificios destinados a la prestación de servicios asistenciales, médicos, educativos y penitenciarios; un exhorto al gobierno del estado y a los 38 ayuntamientos de la entidad a que implementen programas urgentes para fomentar el cuidado del agua, además de un mayor control de residuos plásticos, así como la reducción del uso de popotes y bolsas desechables de supermercados.

Es de destacar que, respecto al control de residuos plásticos, la 61 Legislatura aprobó recientemente, mediante la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente, que preside el diputado Benito Ramírez, la eliminación del uso de bolsas de plástico y popotes en Coahuila, la cual progresivamente ya está operando en algunos supermercados, esta medida es sustancial ante la agonía del planeta tierra.

Desde la Comisión Puntos Constitucionales y Justicia, se creó el Grupo Plural de Apoyo con competencia para la investigación, sustanciación y —en su caso— sanción de las conductas irregulares imputadas a servidores públicos y se determinó que este órgano legislativo, a cargo de Benito Ramírez diera seguimiento a las denuncias contra funcionarios presentadas al Poder Legislativo; mediante ese grupo se han recibido denuncias de serias irregularidades presentadas en diversos gobiernos municipales en las que aparecen involucrados los propios alcaldes, como el caso del alcalde de Parras.

El diputado Ramírez Rosas se ha convertido en punta de lanza en la atención a diferentes temas como el mejoramiento de los servicios de salud mental, en la erradicación del maltrato animal, el control de desechos plásticos, suspensión de la venta de comida chatarra en escuelas, combate a los fenómenos de obesidad y sobrepeso, abatimiento de las altas tasas de suicidio y abusos de Fuerza Coahuila, también se abordó el problema de desabasto de medicamentos en el sistema estatal de salud, se impulsó la ejecución de obras de infraestructura urbana en varios municipios.

El espacio no da para exponer la amplia actividad del diputado de Morena, por lo cual lo felicitamos y reconocemos su importante contribución a favor de los coahuilenses.

La era de la desintoxicación

El momento que estamos viviendo indica que hemos llegado a una saturación en la era del hiperconsumo, tenemos más de 30 años de alimentar esa ansia, esa voracidad y zozobra de comprar y gastar sin freno, acumular, acumular y muchísimas veces sin necesidad.

La pregunta que los filósofos se plantean ahora es sí el consumo satisface las necesidades más profundas del ser humano o si más bien es una creación, un estímulo de la mercadotecnia, un elemento necesario del capitalismo en esta era.

Lo importante es que asistimos a una época de desconsumo, quizá poco perceptible todavía, pero que ya se extiende de forma personal, pero también mediante organizaciones sociales, formas que persiguen adoptar reglas para no caer en el delirio del consumo; no hace todavía dos meses transitamos por «El Buen Fin», descuentos atractivos, pero mucha gente, entre las que me encuentro, se niega a caer en esa trampa de consumir por consumir, , porque como decía Facundo Cabral, ligero de equipaje, no necesito nada.

Cierto, el rechazo al hiperconsumo es un movimiento todavía limitado, que se presenta esencialmente en los países de alto desarrollo económico en los que, por ejemplo, el consumo de carne roja, de leche y productos lácteos disminuye, ¿por qué?, porque ya se conocen sus efectos nocivos para la sustentabilidad del medio ambiente de manera que por decisión de los consumidores, éstos reorientan su consumo hacia una vía más ética, mesurada, frugal con el objetivo de cuidarse y cuidar al planeta, evitar los productos que pueden ser nocivos para la salud y evadir la locura de la moda que cambia cada dos meses e impone o recicla lo mismo, de manera que ya es usual comprar ropa que son saldos de las grandes tiendas o usada en buenas condiciones, lo cual marca una tendencia hacia una desintoxicación del consumismo.

La mercadotecnia opera el consumo, es su función, nada es casual, de manera que te estimula para que tú compres 20 o 50 pares de zapatos, 30 blusas o camisas, 40 pantalones rotos y la mejor ropa roja íntima para el año nuevo, tonterías.

La industria manipula las conciencias es un sistema que crea energía, pero mucha gente, compra y compra y se satura de pastillas, cremas y productos de higiene, como señal de opulencia la gente se entierra en productos que luego no sabe ni para qué le sirven, es una locura, no es sano, hay que desprenderse, desechar. Acabamos de pasar la etapa de las fiestas en las que consumimos y produjimos megatoneladas de desperdicios de todo tipo. Cada mes hay más gente que sostiene que la abundancia está en tener menos, porque lo mejor de la vida no son cosas.

El mercado es un tirano que nos impone el vicio del hiperconsumo, por eso el consumo minimalista es una tendencia que avanza y a la que nos podemos unir para vivir mejor y sólo con lo necesario para ayudar a la sobrevivencia del planeta.

 
Otras publicaciones
¡En legítima defensa!
Son nuestro orgullo
Persecución y acoso
Grupo México, impunidad ambiental
La revolución pacífica
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
La ética y la credibilidad
El programa de Salud de la 4T
Si se va, se va todo
Un reconocimiento grande
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba