Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 604
  Teorías conspirativas
 
Gerardo Hernández G.
   
  Rafael Moreno Valle era el panista más fuerte y encumbrado. Su experiencia política y financiera, su posición como coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Senado y su influencia en el gobierno de su esposa Marta Érika Alonso, en Puebla, lo convertían en aspirante natural a la presidencia en 2024, después de su frustrado intento el año pasado. Acción Nacional no tiene figuras con ese empaque; unos son viejos y los cuadros jóvenes no convencen. Ricardo Anaya pudo abrir las puertas a los de su generación, pero la derrota dejó a su partido huérfano de liderazgos.

«Quien hace política pacta con los poderes diabólicos que acechan a todo poder», advertía Max Weber. Nieto de general (su abuelo y homónimo ocupó los mismos cargos: senador y gobernador de Puebla, además de haber sido secretario de Salud en el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, el único presidente de origen poblano en la era del PRI), Moreno ejerció el poder y negoció con mano dura. Una de las perversiones causadas por la alternancia fue la que permitió a gobernadores y alcaldes heredar el puesto a hermanos, hijos y esposas. Paradójicamente, los presidentes perdieron esa facultad; no por voluntad, sino por decisión ciudadana.

El poder cobra según su uso, su abuso o su desuso, pero el castigo suele ser mayor cuando se ejerce en exceso y sin sujeción a las leyes. Mas como en México la norma exenta a sus autores —los políticos— y por extensión a sus socios, el camino de las urnas y el repudio ciudadano es el único transitable. El país, los estados y los municipios tienen a sus villanos favoritos (a escala nacional lo son Salinas de Gortari y Peña Nieto, Fox y Calderón; y en el ámbito local, los Moreira).

México es un país proclive a las teorías de la conspiración y la conjura por tantos casos no resueltos a lo largo de la historia (la muerte de Manuel J. Clouthier y los asesinatos del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu, solo en el sexenio de Salinas). Los accidentes aéreos donde fallecieron Ramón Martín Huerta, secretario de Seguridad Pública con Vicente Fox (2005), Juan Camilo Mouriño (2008) y José Francisco Blake Mora (2011), secretarios de Gobernación con Felipe Calderón, también despertaron sospecha. Mouriño era presidenciable y la guerra contra el narcotráfico estaba en su apogeo.

La muerte de Moreno Valle y de su esposa Marta Érika Alonso, por el desplome e incendio del helicóptero que los trasladaba a Ciudad de México, ha dado pábulo a las teorías de la conjura que atribuyen el accidente a un móvil político. La elección de gobernador la resolvió el Tribunal Electora del Poder Judicial de la Federación en favor de Alonso (PAN), quien rindió protesta el 14 de diciembre en el Tribunal Superior de Justicia del Estado, ante la imposibilidad de hacerlo en el Congreso local. Morena, cuyo candidato fue Miguel Ángel Barbosa, perdió por cuatro puntos porcentuales e impugnó el resultado. El presidente López Obrador calificó el fallo de equivocado y antidemocrático, «pero se tiene acatar porque ya hay Estado de derecho, que no había en el país».

Invitar a expertos internacionales a participar en la investigación del accidente y esclarecer sus causas es una decisión sensata. El secretismo del gobierno, en este tipo de casos, era la principal fuente de sospecha. AMLO ayudaría mucho también si en vez de actuar como de líder de Morena se dedica a gobernar.

 
Otras publicaciones
Piedra de escándalo
Alianza infecta
Lecciones del 2J
Renuncias forzadas
El fiscal caradura
IEC: premio al clan
Domingo en jueves
Lucha por el poder
Salvar el pellejo
Los retos de Cárdenas
Alternancias fallidas
Elección de papel
El mesié
Conciliar y mesurar
King Kong mapache
La defección de Salazar
Visita presidencial
Lo oculto de la política
Antítesis de la moral
Presidencia devaluada
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba