Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 603
  Si se va, se va todo
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Este título se lo escuché a un divulgador de la ciencia, lo reflexioné, cavilé sobre él y lo encontré muy certero, permítame iniciar con un lugar común, el agua es un recurso vital, invaluable, sin ella la vida es imposible para los humanos, la flora, la fauna y toda la naturaleza.

Para México, las aguas subterráneas son fuentes esenciales durante las sequías o en tiempos normales, pero son severamente sobreexplotadas y tardan años en recuperarse, además las fugas en las redes de distribución de agua se presentan hasta en un 40%, además, sólo el 40% de las aguas residuales son tratadas, mientras que Dinamarca trata el 90% y Alemania el 97%; en Coahuila, este es un rubro altamente descuidado, aunque tenemos a una ambientalista como Secretaria estatal del ramo; la línea Morada es un ejemplo vil de la apatía e indolencia de los gobiernos locales, cientos de millones de pesos sepultados en ella, nos cuesta 90 millones anuales y pagamos el saneamiento, qué dejados somos, estamos muy lejos de la resiliencia, la costumbre es vivir al borde del colapso. Y no exagero.

No es un tema sencillo, al contrario, vivimos una época en la que se conjugan las graves y prolongadas sequías, con las inundaciones cada vez más frecuentes y devastadoras, es paradójico y muy complejo de explicar, sin embargo, por fortuna, México cuenta con una cantidad importante de científicos ambientalistas de los más preparados del mundo, aunque son poco valorados, pero gracias al gobierno de la Cuarta Transformación que los ha acercado aportarán toda su experiencia y su sapiencia a fin de preservar y rescatar los recursos naturales promoviendo la sustentabilidad.

En el cuidado y manejo del agua se necesitan estrategias de prevención científica, por eso es muy benéfico y alentador que haya llegado una mujer altamente preparada científicamente, que lleva décadas estudiando la ciencia del agua con experiencia internacional, trabajó en la UNESCO en París varios años, ella es Blanca Jiménez que es la directora de Conagua y dice que con el tiempo, las amenazas en materia hídrica han crecido en lugar de disminuir, se compromete a que durante su gestión se establecerán las bases para lograr un cambio a fin de que la política se adapte a las necesidades actuales del cambio global y climático, ante ello hay retos muy específicos, aunque ella asegura que el nivel de conocimiento del agua en el país es muy alto.

Uno de los grandes desafíos es el predominio de la población urbana, Blanca manifiesta que el modelo de desarrollo global imperante es inviable porque la naturaleza no está diseñada para enfrentarlo, las ciudades son una forma de desarrollo que demandan y descargan mucha agua, México tiene un nivel de urbanización del 82%, por la emigración del campo a la ciudad a causa del abandono gubernamental de la sociedad agrícola, lo que impondría un cambio cultural de la economía, la ecología y las formas de consumo.

Jiménez asevera que la institución tendrá como prioridad desarrollar la Ley General de Aguas lo cual sería un gran logro pues alcanzará 40 años y sería incidir en una sociedad en la que impere el Estado de derecho, lo cual parece como el sueño posible.

La seguridad hídrica no basta, es esencial asegurar la calidad del agua para el consumo humano la cual se debe monitorear y regular constantemente. Blanca Jiménez sostiene que se requiere invertir recursos para el saneamiento del agua en un país que está devastado y generar empleos bien remunerados que coadyuven a suscitar la confianza de la población en la calidad del vital líquido.

La directora de Conagua expone la necesidad de aplicar los controles legales a las industrias mineras a fin de inspeccionarlas para evitar tragedias como la provocada por el derrame tóxico de la Empresa Minera México en 2014 que contaminó los ríos Bacanuchi y el Sonora con millones de litros de sulfato de cobre y que afectó gravemente cultivos, ganado y la salud de la población.

Ahora sí tenemos una directora responsable y experta en el cuidado del agua, ya era tiempo.

De San Buenaventura

Quienes escribimos y tenemos la fortuna de ser avecindados de esta tierra bendita que es Coahuila, poco nos ocupamos de los municipios pequeños que conforman la entidad, muchos con escasa población, sin embargo quienes son oriundos de ellos retornan, reviven sus raíces y agradecen lo que son ahora, gracias a sus ancestros.

San Buena, como se le conoce coloquialmente, es un municipio fundado en la segunda mitad del año 1600 por Fray Juan de Larios y dos frailes más, actualmente cuenta con poco más de 22 mil habitantes. Recientemente la presidenta municipal Gladys Ayala ofreció un merecido homenaje de reconocimiento a dos distinguidos ciudadanos oriundos del municipio, ellos fueron nada menos que el Dr. Mario Alberto Rodríguez Casas, actual Director del Instituto Politécnico Nacional y al Dr. Enrique de la Garza Toledo, sociólogo, investigador y catedrático de la Universidad Metropolitana.

El Dr. Mario Alberto Rodríguez Casas, ingeniero bioquímico, es director del IPN (por el periodo 2017-2020), una de las instituciones de educación media superior y superior de mayor prestigio y trascendencia en el país. Se ha desempeñado como servidor público ocupando los cargos de director corporativo de Finanzas y Administración del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), de administrador de finanzas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), así como docente-investigador de varias universidades. Durante el homenaje, Rodríguez Casas expresó su agradecimiento a la alcaldesa y a los sanbonenses.

Por su parte, el doctor en sociología, Enrique Modesto de la Garza Toledo, especializado en estudios del trabajo y con amplios estudios en universidades nacionales y extrajeras, es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel III. Ha recibido 20 premios y el que me interesa destacar es el Premio Nacional de Ciencias y Artes (2009). Las publicaciones de Enrique de la Garza son innumerables, imposible mencionarlas en este breve espacio; el doctor De la Garza Toledo comenta que formó parte del movimiento estudiantil del 68 y del 10 de junio, siendo estudiante en Nuevo León y que con a otros alumnos se vinculó con los de la UNAM para participar en la lucha estudiantil nacional, estuvo por primera vez en la cárcel de San Buena por reclamar la utilidad de la famosa feria de ese lugar y otras dos en Monterrey.

De la Garza narra que para realizar sus estudios de maestría y doctorado le fue imperativo trabajar y gracias a su espíritu de lucha pudo salir adelante, como muchos de sus compañeros, aunque algunos de ellos perdieron la vida en la batalla por la libertad y la democracia.

En alguno de sus textos, De la Garza relata que en México, la sociología del trabajo data de los años setenta e inicialmente se reducía al estudio de la Historia del Movimiento Obrero. Acudió a la Universidad de Berkeley, California como profesor visitante, ahí recibió el Premio Nacional de Investigación de Empresas y Trabajadores en México al inicio del siglo XXI y en 2002, ya estando en México fundó el Instituto de Estudios del Trabajo A.C. apoyado por la AFL-CIO, la más importante central sindical norteamericana.

El Instituto ha realizado un gran trabajo de investigación y difusión del movimiento obrero. Enrique transitó por el Colegio de México y por algunas universidades del mundo aprendiendo con ahínco sobre los cambios sociales que nacional e internacionalmente se presentaban, hasta llegar a la Universidad Autónoma Metropolitana, y como Neruda, confiesa que ha vivido, ha odiado y amado, construido y destruido como lo hacen los de San Buena, expresa en su discurso de agradecimiento a los sanbonenses.

Por mi parte, tengo el orgullo de decir que Enrique de la Garza, fue mi maestro en la UNAM cuando yo realizaba la maestría en Sociología y entonces él impartía la asignatura de historia del movimiento obrero mexicano. Felicitaciones Enrique.

 
Otras publicaciones
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
La ética y la credibilidad
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
Un reconocimiento grande
Carta abierta al presidente electo
El NAIM entre dos cosmovisiones
La represión, corrupción e impunidad
El 68, presente
En la indefensión
Alcalde, calidad de vida, calidad
Consultar lo obvio es necio
La gestión de los regidores
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba