Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Justicia Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 603
  El poder de soñar
 
Sergio Arévalo
   
  De adolescente tenía una cómplice con la que iba al cine una vez a la semana. Saliendo platicábamos sobre la película, pero sobre todo, tomábamos actitudes de los personajes, por más ridículos que nos viéramos. Recuerdo que después de ver Elektra, yo ya me sentía ninja y andaba por los arbustos tratando de atacar, eso de la madurez me tardó en llegar, aunque a veces creo que todavía no me llega todo el cargamento.

Con las temporadas decembrinas podemos ver lo rápido que puede trabajar la mente de un niño, no solo por cómo cambia y vuelve a cambiar las veces que considere necesarias su carta a Santa Clós debido a la influencia de los medios de comunicación, sus amigos, además de la voz consejera de su madre que quiere orientarlo a lo más realista que puede ser su solicitud de presentes en Navidad. Creativa es la mente al imaginarse ya con el regalo, cómo cambiará el mundo gracias a ellos, momentos de alegría momentánea que ya quisiera uno a fin de quincena.

Después, al pasar los años parece ser que soñar, imaginar, hasta suspirar nos cuesta más trabajo, creemos que como dice la canción de Shakira «lo hecho está hecho» y ya no hay vuelta atrás, pero, ¿por qué dejar las cosas así como están? Por qué no darle ese momento de color a nuestro día a día.

Existen películas que se alejan de la cotidianidad, de los típicos dramas, o de las películas de acción con destrucciones y naves espaciales. Estas se identifican por ser historias «raras» y poco comunes, pero lejos de que la historia sea compleja o no, lo que la hace diferente, llamativa y original, es la manera de presentarse e imponerse de una manera totalmente innovadora al público, ya sea a través de la edición, los personajes, la fotografía o la dirección, tal es el caso de 2001: A Space Odyssey (1998) película de culto que llevó a la cima a su director como un narrador magnífico y capaz de elevar el género de la ciencia ficción a un lado oscuro. Pi (1998) cuidada y extraña, esta película experimenta y juega con la mente del hombre a través de los sonidos y los close-up. Billy Elliot (2000) una película dramática que te invita alcanzar tus sueños pese a un monto de adversidades que se pueden encontrar en el camino.

Libros como Fight Club, donde queda prohibido hablar sobre el club de la pelea, es la regla número uno de esta película. O Comer, Rezar y Amar, nos invitan desde diferentes perspectivas a seguir conociendo el mundo, que es más haya de nuestros escritorios o de nuestros 550 amigos en redes sociales.

Soñar en grande trae bastantes beneficios para el desarrollo personal como: mantener tu mente ocupada en ideas positivas un tiempo considerable, no andar pensando si tu pareja sería más feliz sin ti. También incentiva la adquisición de conocimientos y habilidades para cumplir tus metas, una herramienta muy importante para dejar a un lado la zona de confort, muy peligrosa en estos tiempos que si no te capacitas tiene fuerte repercusiones en el mundo laboral. También soñar en grande te permite experimentar el poder personal al comprobar que con dedicación, toda meta es alcanzable y se le da rienda suelta a la imaginación.

Ya sea con la pintura, la música, los libros, las películas… existen diferentes formas de dar vida a la creatividad y seguir soñando. O aunque sea, despertar esa imaginación que se ha quedado dormida. ¿Cómo? Observando los trabajos que han realizado otros creativos, no estás solo, el arte esta de tu lado.

 
Otras publicaciones
La Casa de las Flores
Tararará
Friends
¿Te atreves a decir que eres bueno?
Oye Juana no te vayas
Peor que una mentada
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
¿Desearías volver a empezar?
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba