Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Política Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 602
  Dios proveerá… si AMLO quiere
 
Edgar London
Sitio Web: www.edgarlondon.com
Email: correo@edgarlondon.com
   
  Nuevo presidente y viejas esperanzas. Ese es, en esencia, el panorama que describe a México a partir del 1 de diciembre. Tras 18 años de espera, Obrador hace suya, por fin, la silla del águila y, la realidad, poco ha cambiado desde que se postuló por primera vez para ese puesto de máximo poder. Los números crudos sí se han modificado, casi siempre para mal, pero las tendencias siguen siendo las mismas. Los niveles de corrupción se recrudecen, la violencia no ceja, los contubernios entre políticos y empresarios (sin excluir integrantes del crimen organizado) extienden sus tentáculos más allá de las fronteras, la labor periodística se paga con ostracismo, sino con la vida misma, y el peso se mantiene como la moneda de la eterna promesa. Los pobres se multiplican a la par que el capital de los ricos, y las cifras gubernamentales nunca coinciden con los números de las asociaciones civiles cuando se trata de cuantificar la economía y su impacto entre los más necesitados.

La gente está desesperada. Clama por una casta política honesta, comprometida con la nación y aquellos que, desde las urnas, le dieron (nunca mejor dicho) su voto de confianza. La ciudadanía pide un cuerpo de seguridad que genere tranquilidad, no inquietud o franco miedo, como sucede en el estado con Fuerza Coahuila. Pero sobre todo, las personas exigen mayor estabilidad económica para poder asegurar, cada día, un plato de comida sobre la mesa.

Realmente, no son primicias ni las necesidades expuestas ni las críticas emitidas por la sociedad. Nada que no se haya dicho o escrito un sinfín de veces y que el recién estrenado mandatario asegura que borrará gracias, especialmente, a su personal ejemplo. Antítesis del final de un cuento de hadas, donde la bruja muere y, con ella, desaparecen todos sus males afligidos, Obrador vaticina la llegada de un fresco mesías —él— que con su correcto obrar, contagiará de buenas acciones a sus acólitos y, por inducción matemática supongo, sus acólitos —convertidos en una suerte de apóstoles— harán lo mismo con sus seguidores o representados, según sea el caso, para armar, sucesivamente, una cadena de acciones positivas que terminarán por hacer cambiar al delincuente, tanto al que hurta en nuestro patio como al que lo hace desde el Senado, al policía que busca su mordida, al que no paga los impuestos, el que no respeta un alto, a nuestro vecino y, por supuesto, a nosotros mismos.

En términos pragmáticos, lo único nuevo es la presentación del gobierno morenista. Y subrayo el término “presentación” porque será el tiempo quién decidirá si se le puede considerar nuevo o no. Como nuevos se presentaron, en su momento, Vicente Fox y Felipe Calderón, máximos culpables del advenimiento del PRIAN. Hasta Peña Nieto barajó el concepto de un nuevo PRI que terminó por ser una versión macabra de la peor versión del viejo tricolor.

La pregunta que hoy muchos se hacen es “¿qué sucederá ahora?”. Con un PRI que se desgarra desde adentro, viciado por la corrupción y la falta de compromiso político y social; un PRD a la sombra de la nueva facción en el poder, en espera de que, desde Los Pinos, le digan qué hacer; un PAN que pregona mucho, pero hace poco o nada, sin timón y, lo que es peor, sin timonel (la designación de Marko Cortés para dirigir al albiazul no convenció a nadie), el contrapeso de poderes deja mucho que desear. Ante la falta de una oposición clara y contundente, Morena ya no duda en mostrar prácticas autoritarias que pudieran derivar hacia un feroz sistema dictatorial. Obrador pasará del verso melodioso de las campañas a la narrativa seca y cortante de un gobierno sin medias tintas, eso es seguro. Si no estás con él, estás en su contra. Seas tú, sea yo, sea Dios. La mesa —este México sediento de justicia, paz y bonanza económica— está más vacía que nunca, pero AMLO ya se dispone a proveer. A ver qué tal lo hace.

 
Otras publicaciones
Comunismo a la mexicana
Amparan a Jorge Torres y celebra Humberto Moreira
De Yalitza Aparicio a Liam Neeson, ¿mojigatos o racistas?
95 muertes y comportamientos humanos
Desabasto, conspiraciones y otras mentadas de madre
Promesas de diciembre, frustraciones de enero
De Cuba a Brasil, de Brasil… ¿a México?
¿Terrorismo en La Habana?
Un niño, una causa, mil corazones
Jardín de Venus: tentación de algunos, terror de otros
Cuba, Constitución, sueños y almendrones
Creatividad vs recursos… así de fácil, así de difícil
De indígenas, negros, migrantes y otros espantos
México, AMLO y la forma de las cosas que vendrán
De elecciones y futbol… ¿qué más?
Aquí está mi #platovacío
Hipócrates murió en la clínica 89
Seres vacíos
Cambio de administración… experiencia fatal
De Emma González a Iván Márquez… otra vuelta de tuerca
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba