Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Sociedad Reportaje Gobierno Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 602
  Un reconocimiento grande
 
Rosa Esther Beltrán
   
  El sacerdote Pedro Pantoja Arreola, renombrado y reconocido defensor de los derechos humanos de los migrantes recibió el 27 de noviembre el Premio Alfonso García Robles, otorgado por la UNAM por su destacada labor a favor de las personas migrantes.

El Reconocimiento le será entregado por el rector Enrique Graue Wiechers y se cuenta entre los esfuerzos de la UNAM por apoyar la lucha por la justicia y el trato humano hacia los migrantes.

El padre Pantoja egresó de la licenciatura de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila, realizó estudios de posgrado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y de sociología en la Universidad de Nanterre, Francia. Es cofundador del Centro de Derechos Humanos, Fray Juan de Larios de la Diócesis de Saltillo y fundador de la Casa de Migrantes Emaús de Ciudad Acuña y de la Posada Belén, Posada del Migrante, también es asesor de Frontera con Justicia, miembro del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración, emprendedor y defensor de las diferentes luchas sociales en pro de los derechos humanos de los obreros que se han presentado en Coahuila y en México; además, fue el segundo mexicano que en 2011 recibió el Premio Letelier-Moffitt otorgado por el Institute for Policy Studies a personas e instituciones que defienden la causa de los derechos humanos en América.

El padre Pedro es un sacerdote excepcionalmente bien preparado política e intelectualmente y se preocupa de que en los albergues de los migrantes no sólo haya alimentos, techo y protección contra la delincuencia organizada, sino que se promueva una concientización política que abra los ojos de los emigrantes de la realidad política y social en la que se ubican y a la que deben enfrentar en su tránsito hacia la pesadilla norteamericana que desean alcanzar.

Por supuesto que la trayectoria le padre Pantoja como defensor y promotor de los derechos humanos no se agota en esta breve descripción, es mucho más amplia, y conviene destacar también que ha sido clasificado entre “Las ovejas negras. Rebeldes de la Iglesia Mexicana del Siglo XXI” libro, escrito por Emiliano Ruíz Parra en 2015, junto con don Raúl Vera, Alejandro Solalinde y otros clérigos adscritos a la Teología de la Liberación de América Latina.

Por otra parte, importa tener en cuenta que Alfonso García Robles (1011-1991), fue el primer mexicano que recibió el Premio Nobel de la Paz en 1982 por su labor a favor de la no proliferación de armas nucleares en América Latina y el desarme mundial y su nombre fue escrito con letras de oro en la Cámara de Diputados de San Lázaro, aunque este distinguido mexicano se encuentra en el olvido y es muy importante rescatar su legado, el que se asocia a la lucha de más de 40 años del Padre Pedro Pantoja por la vigencia de los derechos humanos de migrantes, de las mujeres y derechos laborales en general de los más vulnerables de la sociedad mexicana.

García Robles sostenía que la paz es fundamental para la supervivencia de la especie humana y creía que en ese propósito debe participar toda la sociedad, así se percibe en su discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz, en la ciudad de Oslo, el 10 de diciembre de 1982, aunque la lucha de este ilustre mexicano es desechada ante la prevalencia del discurso belicista de Trump y otros presidentes.

Fuera el miedo, el silencio

y la discriminación

El domingo 25 de noviembre se conmemoró el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Levantar la voz contra los abusos a los que han sido expuestas millones de mujeres en el mundo. Esta lucha ya es mundial, pero no evoluciona, se ven pocos resultados y la violencia machista no se detiene.

Se ve la urgencia de ampliar el discurso, debemos hablar de los hijos e hijas de las mujeres que viven y sufren esa violencia y que también son, en ocasiones, asesinados; hablar de las mujeres que son violadas en nuestro país cada ocho horas y lo denuncian, según los datos de la Fiscalía; de las mujeres que son explotadas sexual y laboralmente; de aquellas que sobreviven en la marginación.

La cuestión es cómo dar un salto para ampliar las acciones, el discurso de: mujer denuncia, es insuficiente, la justicia en México es disfuncional y con frecuencia las víctimas son revictimizadas por los policías y los jueces y lo que alguna vez fue una defensa efectiva, los refugios ya no reciben el apoyo que el Estado federal ofreció en el pasado, en los primeros años de este siglo, de manera que las instituciones de defensa de los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia son burocracias poco efectivas.

Es mucho lo que hay por hacer, porque los medios de comunicación son sordos e inútiles en contra de las campañas con contenidos sexistas, los estereotipos discriminatorios y violentos contra las mujeres se mantienen y se refuerzan en las telenovelas y en los anuncios comerciales, de manera que la violencia hacia las mujeres ha sido definido ya como un problema de salud pública o una pandemia que recorre el planeta.

Se hace necesario reinventar la visión del problema, reclamar una mirada más amplia y crítica de las campañas, porque es evidente que ser mujer es un riesgo.

En México la violencia feminicida ha crecido de manera continua y ya es considerada una violencia sistémica, niñas, mujeres jóvenes, adultas y de la tercera edad viven en riesgo constante de sufrir algún tipo de violencia, y prácticamente todas, en algún momento de su vida, han sido víctimas de violencia o han experimentado su amenaza por el simple hecho de ser mujeres, la ONU estima que cada 24 horas se cometen siete feminicidios en México y son crímenes atroces en su mayoría impunes, de manera que las autoridades de justicia con culpables por omisión, recriminan las familias de las víctimas.

La consulta del 24 y 25 de noviembre

Con una participación de 946 mil 81 ciudadanos, el 89.9% de los mexicanos que votaron en la consulta organizada por el Gobierno electo se pronunció a favor de la construcción del Tren Maya, y el 91.6% a favor de la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco.

En la consulta también recibieron aprobación la plantación de un millón de árboles, con 94.7%; aumentar las pensiones a adultos mayores al doble, 93.3%; becas a 2.6 millones de jóvenes, 91.1%; becas a estudiantes de nivel medio superior, 90.1%, y pensiones a un millón de discapacitados, 92.9%, así como garantizar atención médica y medicinas para personas de escasos recursos con 95.1% a favor, y la cobertura gratuita de internet en carreteras y plazas públicas con 91.6%.

Las consultas son importantes porque inducen la participación de los ciudadanos, son algo a lo que no estábamos acostumbrados, nuestra participación política se limitaba a votar, de manera que opinar sobre las políticas públicas es algo inusual y hacer que la gente salga a la calle a emitir su opinión se ve como inútil, muy difícil.

La mayor parte de los medios de comunicación de Coahuila, descalificaron la consulta del 24 y 25 de noviembre, difundieron las fallas y casi ninguno publicó los resultados de todo el estado.

Sin embargo, el presidente electo ha anunciado que las consultas continuarán, en Coahuila, encontrar voluntarios que reciban las respuestas a estas encuestas es más que difícil, porque instalar las mesas, estar más de 24 horas recibiendo a los participantes, hacer el conteo, entregar los resultados a los organizadores en la ciudad de México es una labor titánica en la que muy pocos están dispuestos a participar.

Dicen los filósofos que lo más difícil de cambiar son las mentalidades, y así es, la participación en política es difícil, pero habrá que acostumbrarnos a no dejar todo en manos de los políticos y forzarlos a que nos oigan.

 
Otras publicaciones
¡En legítima defensa!
Son nuestro orgullo
Persecución y acoso
Grupo México, impunidad ambiental
La revolución pacífica
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
La ética y la credibilidad
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
Si se va, se va todo
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba