Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 602
  Para la insatisfacción, consumismo
 
Gerardo Moscoso
   
 

La publicidad explota nuestra predisposición a compararnos con la imágenes de los otros a los que parece que les va mejor, y por lo tanto “parecen” más felices que nosotros. Nos atiborran con imágenes de personas con modos de vida original, extravagante, con cuerpos esbeltos, bellos, etc. que avivan nuestra envidia, aumentan nuestra órbita de comparaciones y despiertan nuestro apetito por lo que otros poseen. Se utiliza esta insatisfacción prefabricada como anzuelo para que consigamos el ingrediente “que nos falta” para ser felices.

La gente que toma como indicadores importantes de la felicidad el dinero, la edad, el género, la salud, la raza, la educación, el trabajo o la geografía, tienen una mínima incidencia de satisfacción en la vida. Por muy sorprendente que parezca las circunstancias tienen poco que ver con la felicidad.

“El problema se agrava”, nos dice el filósofo japonés Daisaku Ikeda, “por la tendencia a compararnos con otros en función de estos modelos ilusorios que aumentan el sentimiento de insatisfacción constante que aviva la infelicidad. Nos esforzamos por alcanzar a los demás porque parecen más felices que nosotros. Pero tal vez en todos los perfiles de comparación, probablemente no lo sean. El problema es que creemos que lo son. Y esta falsa idea es lo que crea la verdadera infelicidad cuando antes no estaba”.

Generalmente también se cree que seríamos más felices si tuviéramos menos problemas, pero casi nunca ocurre así. Al problema resuelto lo sustituyen otros nuevos problemas y a este pensamiento se le identifica también con la infelicidad. Una vida ausente de problemas no existe. La felicidad duradera no es la ausencia de problemas, el chiste está en no dejarse alterar por los obstáculos

Yo conozco a gente con grandes problemas que es feliz y a otras personas que teniéndolo todo son desdichadas. Desde la perspectiva del pensamiento oriental, el hecho de que la vida esté llena de problemas no es impedimento para deprimirse, desmoralizarse ni resignarse a un destino miserable; el budismo no es estoicismo. La filosofía budista encuentra la felicidad en medio de los problemas. Así de sencillo, preciso y concluyente.

 
Otras publicaciones
La nueva burocracia «democrática»
Ceuvoz, la palabra diciente (1)
¡No al maltrato a los animales!
Actuación y política
Asumir nuestra responsabilidad
Evidencias del caminar
Oportunismos políticos
A 11 años de ausencia
Lo que estamos viviendo
27 de Marzo Día Mundial del Teatro
¡Stop, alto al maltrato a los seres vivos!
“Tutti-frutti” apocalíptico
La Escuela de Psicología de Torreón
Los valores del espíritu
Adiós, Rosenda Monteros
Festividad medieval
X Aniversario Javier Soto Academia
¿Conciencia de gremio en el teatro local?
La gigantesca estupidez humana
Temas a debatir
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba