Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 599
  Medicina narrativa 2
 
Ignacio Espinosa Solís
Sitio Web: www.kiskesabe.com
   
  Continuamos con la desesperada narración del largo y tortuoso camino recorrido por los canales de la vieja Tenochtitlán, hoy CDMX, de uno de mis dos y medio lectores, y aclaro que son dos y medio porque uno de ellos, no es tuerto, sino que le falta un ojo que perdió en una complicación al extirparle una catarata.

La palabra bizco procede del latín vulgar versicus = desviado, torcido. En latín clásico, bizco se decía preferentemente strabus = torcido, vocablo prestado del griego.

Hace algunos años, jugando softbol, en El Festivalazo (no entiendo porque este nombre), recuerdo que un compañero al batear con la zurda corría para tercera. Ni duda, divertía al público como en un festival (ahora ya entiendo). Pero hacía esto porque padecía estrabismo, eufemismo de bizco, tenía los ojos torcidos.

La palabra castellana tuerto, que solo tiene un ojo viene del latín tortus = torcido, participio del verbo torquere = torcer, de lo que se deduce que tuerto en realidad significa: con la mirada torcida. Es de notar que en el castellano primitivo se emplea tuerto, como sustantivo en el sentido de injusticia o agravio, siendo tuerto lo contrario a lo derecho, es decir, lo justo. Ya en 1140, en el Poema del Mío Cid, se emplea tuerto = injusticia, hasta en seis ocasiones. Esta voz de tuerto es sustituida en la lengua clásica por entuerto = injusticia, agravio, desafuero. Y desde hace unos 50 y tantos años, en la escuela de medicina aprendí que la palabra entuertos, se aplica a los dolores o retortijones que aquejan a la mujer después de un parto. Del latín tortuosus, viene también el adjetivo castellano tortuoso, retorcido, sinuoso, con muchas vueltas, malintencionado. Tal como el narrador “ciudadmexicano” que me recontracontestó textualmente:

“Soy de la Ciudad de México. Como le comento, Dr., la mayoría de las evacuaciones sí son semiblandas, pero a veces requieren esfuerzo o son algo acuosas. Estoy evacuando dos o tres veces seguidas por la mañana y otras dos o tres durante el resto del día. No hay sangre, pero sí un poco de moco a veces. En ocasiones, cuando la evacuación requiere esfuerzo, sí siento un poco de dolor del lado derecho al pujar (es en el mismo lugar donde siento las punzaditas agudas), del lado superior derecho del abdomen. El cólico y los espasmos del vientre bajo sí desaparecen tras evacuar, pero a veces regresan muy rápido, como en 10 o 20 minutos, y tengo que ir a evacuar otra vez.”

Ahora sí, con esos datos veo más claro. Le respondí por correo al ahora “ciudadmexicano”.

“Todo indica que efectivamente es la colitis nerviosa, también llamada colon irritable, colon espástico o síndrome de intestino irritable. Se caracteriza con síntomas variables: algunos días con estreñimiento con heces duras, ‘acintadas’ (como churros) o mojones gruesos con o sin dolor. En otras ocasiones con evacuaciones frecuentes, tres o cuatro, espaciadas, no diarrea, con algo de moco y a veces con sangre que se confunde siempre con amibas, también con o sin dolor.

“Diarrea es: más de tres evacuaciones muy líquidas, en una hora, abundantes en líquido, tipo ‘pringa pie’ o ‘corre que te alcanza’.

“Detalles: el pinaverio y la mezalasina aumentan los movimientos del intestino. ¿Que tal si esos medicamentos te están causando daños colaterales? Otro: la mezalasina se utiliza principalmente en la colitis ulcerosa crónica inespecífica, muy rara, que no parece ser tu caso. Lanzoprazol es muy bueno para gastritis o úlcera. No parece ser tu caso.

“El flagenase es para amibas y otros, y el cloramfenicol ya no se usa, se utilizaba en fiebre tifoidea, no parece ser tu caso pues la fiebre tifoidea se diagnostica con fiebre de 39 grados. En otras palabras, te dan tratamiento para unas cuatro posibles enfermedades: fiebre tifoidea, colitis ulcerosa crónica inespecífica, amibas y colitis nerviosa. No es posible que padezcas las cuatro a la vez. La más viable es la colitis nerviosa. Sugerencia: elimina todos los medicamentos y solo toma buscapina en tabletas, unas dos al día, para disminuir levemente los movimientos de tu intestino y disminuir los espasmos; disminuye los irritantes y agrega el cereal avena a tus alimentos con el fin de facilitar el trabajo del intestino y observa la evolución. No parece nada grave tu caso, además puedes comentar esto con alguno de los médicos en quien más tengas confianza”.

Hasta aquí la respuesta al “ciudadmexicano”.

La descripción de los síntomas del paciente encaja en las guías médicas de los trastornos funcionales digestivos, también llamados criterios de Roma, descritos en unas 400 páginas, y simplificadas en mil 091 palabras por este paciente, quien después de visitar cuatro médicos y más de 10 consultas, no ha encontrado alivio razonable a sus dolencias.

En cuanto al diagnóstico, es razonable, el síndrome de intestino irritable, la confusión está en el tratamiento. Las guías médicas son semejantes a las recetas de cocina y en medicina las guías médicas deben adecuarse a cada enfermo, y no ajustar el enfermo a las guías. La colitis nerviosa tiene síntomas variables y el tratamiento es muy inespecífico y variable, algunos medicamentos funcionan bien en una etapa de la enfermedad y en otra esos medicamentos son nocivos. No entender esto provoca que les fallemos a los pacientes.

 
Otras publicaciones
Los de abajo
La mañanera y la salud
Laparoscopía difícil de vesícula
Dilema: cirugías necesarias o innecesarias
Extirpaciones de vesícula y apéndice innecesarias
Huachicol en diabetes
Huachicol en leucemia
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicoleo en diálisis?
¿Huachicoleo en diálisis?
Dializar a tiempo
Reversión en cáncer de próstata
Reversión médica
Lo médico incorrecto 2
Lo médico incorrecto
La medicina en México ante la cuarta transformación
La medicina está enferma
Médicos vs pacientes
Medicina narrativa (1)
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba