Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 599
  El diputado Mayer
 
Sergio Arévalo
   
  De niño pensé en ser bailarín de esos que se quitaban la ropa. Después descubrí que mover la pancita solo es simpático en las playas y con unas copas de más, de lo contrario pasa posiblemente a considerarse ofensivo, desagradable, grotesco y poco redituable. Eso de aspirar a ser bailarín de “solo para mujeres” debe dejarse en el cajón de las malas ideas.

Cuenta la historia que en el año 1966 nace en la ciudad de México un joven inquieto que con los años mostraría interés por el baile y la música siendo parte del grupo Chévere Internacional (córranle a googlear) ; después recibió una invitación para integrarse a Garibaldi (no, no nos referimos a donde están los mariachis), fue un grupo musical conocido por temas como “Banana”, “La ventanita” y “Dame un beso”, temas que, sin duda, más de un mexicano ha bailado al final de la boda o los 15 años.

Tiempo después estuvo casado en tres ocasiones, una de esas con la actriz Bárbara Morí y, actualmente, se encuentra casado con la actriz Isabella Camil (sí, la misma que anduvo con Luis Miguel). Pero todo lo anterior sirvió para que ahora sea una de nuestras autoridades ante la Cámara de Diputados, no nos bastó con tener a una Carmen Salinas y un gobernador como Cuauhtémoc Blanco, ¡no! Ahora también tenemos a un Mayer.

A principios de este año 2018 fue cuando se dio a conocer su interés por incursionar en la política, pues “antes que la actuación estaba su deber cívico y amor por México”, razón por la que se postuló por una diputación federal por Morena. Pasando de ser un sueño a una realidad. Por más que se criticaba en las redes sociales que los “famosos” llegaran a los curules, una muestra más que del dicho al hecho hay muchos “likes” de diferencia.

El ahora legislador y actor Sergio Mayer fue designado para la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, luego de una polémica porque se había asignado, y después retirado, este órgano al Partido Encuentro Social, conocido mejor (entre los que sí lo conocen) como PES.

Tenemos que retomar que, ante el nombramiento del PES, a través de redes sociales e incluso de la plataforma Change.org, la comunidad cultural y artística de México manifestó su descontento e incluso exigió que el PES no esté al frente de la Comisión de Cultura y Cinematografía. Total, que por presión y posiblemente más por negociación de intercambio de comisiones, es como llega Sergio a este cargo. Para después pasar a ser tendencia el hashtag #MorenaNoLeFallesAlaCultura ¿quién nos entiende?

Pero ¿México se había preocupado antes por quienes dirigen las comisiones en la cámara de los diputados? Para ser más directos, ¿sabemos cuántas comisiones existen? Pudiéramos no saber el total que hay y haber escuchado tal vez de las más populares como la de Derechos Humanos, Energía, Hacienda y Crédito Público, pero difícilmente haber sabido que son más de 30 y mucho menos quiénes son los encargados de cada una de ellas.

Y ¿qué hará Mayer? Como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, el objetivo principal del por ahora retirado actor, será hacer cumplir el párrafo décimo del artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano, ¿qué? Entre otras cosas el articulo dice “el Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural”,

No podemos ignorar que los rezagos de México en materia cultural son parte de los problemas que tienen sumido al país en una crisis de valores. Por otro lado, asociaciones como la Nacional de Actores (ANDA) ha insistido en que es necesario descongelar las leyes secundarias de la reforma laboral, principalmente lo relacionado a la democracia sindical, a fin de poder darle mayor autonomía a este gremio. De hecho, uno de los objetivos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es cuidar el patrimonio cultural de México, otra tarea que le tocará vigilar desde el Legislativo al también empresario.

Tal vez dejemos de soñar cosas como ser bailarín de poca ropa, mas no de tener un México con mejores gobernantes. Sin embargo, que así como él, no solamente sea un comentario, hagamos acciones para alcanzarlos y alcanzar a vislumbrar un país con representantes dignos, por ahora hagámonos responsables de nuestras propias acciones, porque una realidad es que Mayer no llegó bailando.

 
Otras publicaciones
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
¿Desearías volver a empezar?
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
¿Realmente queremos conocernos?
De Cuarón para ti
El poder de soñar
Larga vida al ratón
La vida brilla más si pones de tu parte
Bety
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba