Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 598
  Lo oculto de la política
 
Gerardo Hernández G.
   
  Para Yolanda Echávarri y sus hijos

Manlio Fabio Gómez Uranga (80), fallecido en plena noche del Grito de Independencia, perteneció a la generación de políticos que respetaban el oficio tanto como a sí mismos. Si un lagunero con arraigo y reconocimiento pudo ser gobernador, después de Braulio Fernández Aguirre, era él. Había sido primer regidor, diputado local, alcalde de Torreón, diputado federal y senador suplente; y recorrido el escalafón partidista: líder de la CNOP y de los comités municipal y estatal del PRI. Además tenía el apoyo de José de las Fuentes, mandatario de turno, pero la decisión de Los Pinos (Miguel de la Madrid), donde entonces se decidían las sucesiones en los estados, recayó en Eliseo Mendoza Berrueto, también lagunero, pero radicado en Ciudad de México. Manlio fungió como procurador de Justicia en el último año de la administración mendocista.

Gómez Uranga estuvo a un paso de ser senador, pero De la Madrid, a la sazón candidato presidencial, se decantó por una figura histórica sin mácula: Raúl Castellano Jiménez, quien, como secretario particular del presidente Lázaro Cárdenas, participó en la elaboración del proyecto de ley de expropiación y nacionalización petrolera junto con Francisco Mújica, Efraín Buenrostro (Economía) e Ignacio García Téllez (Gobernación). Nacido en Múzquiz, desarrolló su carrera en Michoacán y otras entidades. Fue asesor jurídico de los presidentes Ruiz Cortines y López Mateos. Salinas de Gortari lo nombró embajador en Cuba.

Al Senado y al Congreso llegan hoy farsantes y aprendices políticos, sin trayectoria ni reputación, cuyo mérito es el servilismo, reforzado en algunos casos por un prontuario criminal. Política y moralmente, la candidatura de Castellano, postulado a los 80 años de edad, era invulnerable pese a su desarraigo. Gómez Uranga tomó la decisión de su partido con filosofía —aceptó humildemente la suplencia— e incluso con humor. “Algunos amigos me decían: ‘no te preocupes, don Raúl es una persona mayor, no aguantará’. Pero qué va, duró los seis años y cuatro más (murió a los 90)”, bromeaba.

Manlio fue el tándem de Braulio Manuel Fernández Aguirre, a quien sucedió en la presidencia de Torreón cuando al cargo —como en Saltillo y la mayoría de los municipios— no accedía cualquiera. Era preciso tener formación, vocación, resistencia, paciencia franciscana, fama, relaciones —no necesariamente fortuna— y contenciones morales. Gómez Uranga mantuvo el mismo estilo de vida y vivió hasta morir en la misma casa —clase media— de la colonia Nueva Los Ángeles.

Jamás renegó de su partido ni perdió contacto con sus bases, pero lamentó su descomposición y decadencia por la entronización de intereses grupales, la cobardía de viejos cuadros, la codicia de los nuevos y la suplantación de principios por la doctrina Atlacomulco del enriquecimiento acelerado e inmoral sin importar el costo para el país. La proclama según la cual “un político pobre es un pobre político”, abrazada por presidentes, gobernadores, alcaldes, diputados, senadores y primeras damas como la veracruzana Karime Macías, es una exhortación al robo. Otras, menos pretenciosas, se conformaron con mangonear a sus maridos y asignar contratos a amigos y parientes.

Gómez Uranga no fue un hombre perfecto. ¿Quién está libre de pecado para tirar la primera piedra? Sin embargo, acreditó la política como instrumento de servicio y justicia social. “Escribe bien o mal de mí, pero di algo”, me dijo en nuestro último saludo, siempre jovial, siempre amigo. Lo hago ahora. Tarde, es cierto, pero con afecto.

 
Otras publicaciones
Piedra de escándalo
Alianza infecta
Lecciones del 2J
Renuncias forzadas
El fiscal caradura
IEC: premio al clan
Domingo en jueves
Lucha por el poder
Salvar el pellejo
Los retos de Cárdenas
Alternancias fallidas
Elección de papel
Teorías conspirativas
El mesié
Conciliar y mesurar
King Kong mapache
La defección de Salazar
Visita presidencial
Antítesis de la moral
Presidencia devaluada
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba