Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Aniversario Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 594
  Autobiografía de un amigo litigante, académico y funcionario público
 
Juan Antonio García Villa
   
  Debió haber sido en 2002, o tal vez en 2003, cuando empecé a cultivar amistad con el autor del libro al que aquí me voy a referir. Era yo entonces subsecretario de Economía y con tal carácter, durante el gobierno del presidente Fox, me tocaba presidir la junta de gobierno del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), que cada trimestre se reunía. Formaba parte de dicha junta el director del Instituto Nacional de los Derechos de Autor (Indautor), quien eventualmente intervenía en las deliberaciones. Noté que lo hacía con propiedad y demostrando experiencia y amplios conocimientos jurídicos.

En alguna ocasión, al tratar un asunto especialmente complicado, me pareció pertinente, tratando de ser descriptivo, utilizar una expresión muy beisbolera. Recuerdo haber dicho: “El bateador está en tres y dos, ¿y le ordenan jugada de squeeze play?”. De inmediato advertí que la casi totalidad de los presentes no entendió lo que quise decir. Pero dos o tres, sí. En especial uno de ellos, en quien noté que se le iluminó el rostro y esbozó una sonrisa de gusto. Comprendí que con las excepciones señaladas, en general me había equivocado, pedí disculpas por haber utilizado un lenguaje incomprensible y continuó la sesión.

Cuando concluyó la reunión fui a mi oficina y a los pocos minutos la secretaria particular me informó por el intercomunicador: “Está aquí el director del Indautor y pregunta si le puede conceder una breve entrevista”. Naturalmente le dije que sí y de inmediato apareció el licenciado Adolfo Eduardo Montoya y Jarquín.

Luego de saludarnos de mano y antes de explicar el motivo de su visita, el licenciado Montoya empezó a observar de cerca la decoración beisbolera que adornaba la oficina: gorras, pelotas y otros objetos similares, incluida la camisola del campeón de bateo en la temporada anterior de la liga japonesa en que juega el equipo de las “Golondrinas”, obsequio de los amigos de Yakult, quienes con toda formalidad me aclararon que la prenda había sido debidamente lavada y desinfectada. Todo lo miró con detenimiento y gusto quien desde ese día es mi dilecto amigo.

Como es de suponer, la conversación se inició con algún comentario en torno a la metáfora beisbolera que acababa yo de utilizar en la sesión del IMPI y que casi nadie entendió. Luego continuamos hablando un buen rato, sin duda más de media hora, sobre el apasionante e inagotable tema del rey de los deportes. Acordamos reunirnos después, lo cual así ha sucedido no una sino infinitas ocasiones, ya en su casa, tanto de México como de Cuautla, ora en la mía de Torreón y de Cd. Lerdo, en numerosos parques de beisbol tanto de nuestro país como de fuera de él, y desde luego en las gratísimas reuniones, desayunos y comidas de la Peña Beisbolera del (ex) DF. Desde entonces sus amigos son mis amigos y nuestras familias se ven como una sola.

Pues bien, lo anterior viene al caso con motivo de que el licenciado Montoya acaba de terminar la redacción de sus memorias y me ha solicitado que escriba el correspondiente prólogo, lo cual, desde luego, he aceptado, pues considero su petición un honor para mí.

El pasado fin de semana leí las 318 cuartillas que comprende el borrador de su autobiografía. El texto se deja leer por su prosa de buena factura y la amenidad del relato. El licenciado Montoya mantiene el interés del lector por lo interesante que han sido las diversas facetas de su vida: como abogado litigante, como académico y como funcionario público. Y ni qué decir de los capítulos en que da cuenta de su trato con varios presidentes de la república y con su padrino de bautizo, nada menos que el gran ídolo popular Pedro Infante.

En el libro tres veces se refiere a mí, lo cual agradezco, y en 26 ocasiones —como era de esperarse— a cosas del beisbol.

 
Otras publicaciones
El festejo del amigo Pablo
Sobre la «vicepresidencia» de México
La libertad y la calidad, proscritas en materia educativa
El PND de AMLO
El desconcertante memorándum de López Obrador
Del Departamento de Glosa a la Auditoría Superior del Estado
López Obrador en el beisbol
La luna de miel no es para siempre
El beisbolista fenómeno y lo fenomenal del beisbol mexicano
Ni un lanzamiento antes, ni un lanzamiento después
Advertencia sobre la corrupción
¿Gobierno Federal, de la República o de México?
Pertinentes propuestas desechadas
Cortés, propósito de año nuevo
Autonomía al cuadrado y no por partida doble
Ilegal manejo del presupuesto estatal
Consejo de la Judicatura estatal: los jueces rinden cuentas
La tragedia en perspectiva
Los gastos de la legislatura de Coahuila
La pérdida de capital político
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba