Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 593
  ¿Qué hacer?
 
Gabriel Pereyra
   
  Durante muchos años esperamos nosotros una transición democrática que modernizara al estado y a la sociedad mexicana como ocurrió en España o en Chile, en el año 2000 tuvimos históricamente esa posibilidad, al entregar Ernesto Cedillo la presidencia de la republica al partido Acción Nacional. Lamentablemente llegó un “burro” a la presidencia y con la fórmula de “quítate tú para ponerme yo” no pasó nada, las mismas estructuras, fórmulas, raterías; las mismas costumbres del poder y un gobierno sin legitimidad, sin ética y sin atender las demandas de una sociedad a la que le urgían los cambios.

Ahora se nos presenta una nueva oportunidad de transformar nuestro sistema y reencontrar formas más humanas, convenientes y socialmente válidas de convivencia que hagan realidad esta transición y conviertan a México en un país con menores injusticias, éticamente administrado y eficiente. La fórmula no es sencilla, tenemos que combinar en la pluralidad nuestras raíces indígenas, nuestro legado criollo, nuestras distintas regiones que parecen sociológicamente naciones, nuestra democracia de escenografía y la globalización, con el nuevo mandato de 35 millones de mexicanos y la llegada de un auténtico líder popular

Andrés Manuel López Obrador Presidente electo de México está dando una lección cotidiana de lo que es ejercer el poder. A partir de la visita que hizo a Palacio Nacional, su entrevista con Enrique Peña Nieto y que le entregaron su constancia de mayoría, López Obrador empezó a ejercer el poder y a mandar en el espacio político de México. No ha olvidado sus propuestas de campaña, más bien está sentando las bases para que se realicen.

Ha definido con mediana claridad cuáles serán los puntos con los cuales se va a evitar la corrupción y el despilfarro que existe en el ejercicio de gobierno. Nadie puede estar en contra de sus propuestas para transición que esperábamos, sus pronunciamientos están de acuerdo con la ética, con un buen gobierno, con la austeridad en el gasto público, con los objetivos que se ha tratado para realizar la cuarta transformación del país sin violencia.

Por lo pronto, López Obrador ha dado a conocer 50 puntos para empezar a gobernar a partir del 1 de diciembre. Estos son: 1.- Reforma al artículo 108 de la Constitución para que el presidente de la república en turno pueda ser juzgado por delitos electorales y actos de corrupción. 2. Suspendidos todos los fueros para los funcionarios públicos. 3.- Reformar la Ley para considerar delitos graves: tráfico de influencias, la corrupción, la asociación entre funcionarios y particulares para cometer fraude a la Hacienda Pública. El robo de combustibles y el fraude electoral. 4.- La Fiscalía General contará en los hechos con absoluta autonomía, no recibirá consigna alguna de la presidencia de la república. 5.- La Fiscalía Electoral garantizará que las elecciones sean limpias y libres. 6.- La Fiscalía Anticorrupción será garante para acabar este mal que tanto ha dañado a México. 7.- Todo funcionario deberá presentar su declaración de bienes patrimoniales y de sus familiares cercanos. 8.- El presidente de la república ganará menos de la mitad de lo que recibe EPN, sin ningún tipo de compensaciones. 9.- No habrá adquisiciones de vehículos nuevos para funcionarios. 10.- No se comprarán sistemas de cómputo durante el primer año de gobierno. 11.- No habrá más de cinco asesores por Secretaría del Gobierno Federal. 12.- Solo tendrán secretarios particulares los secretarios del gabinete. 13.- No habrá bonos. El salario será integral. 14.- Los gastos de viáticos de limitarán a lo indispensable. 15.- Se suprimirá toda partida para gastos médicos privados privada. 16.- No habrá caja de ahorro especial. 17.- No se viajará al extranjero sin la autorización de secretarios y la partida correspondiente se limitará a lo indispensable. 18.- Serán cancelados los fideicomisos y cualquier otro mecanismo para ocultar fondos públicos. 19.- Con la excepción de los funcionarios directamente relacionados con la aplicación de políticas de seguridad pública ningún otro contará con guardaespaldas. 20.- Todos los programas y estructura implicados en Oficialía mayor, oficinas de prensa del Gobierno Federal, se centralizarán en una sola oficina federal.

21.- Se reducirá en un 70% el personal de confianza. 22.- Se reducirán a la mitad todos los sueldos de los altos funcionarios públicos que ganen más de un millón de pesos anuales. 23.- Nadie podrá utilizar aviones o helicópteros privados. Se venderá la flotilla de aviones y helicópteros del gobierno federal. Se conservarán los vehículos aéreos para la protección civil y ambulancias aéreas. 24.- Serán canceladas las pensiones a los ex presidentes de la República. 25.- Quedará prohibida la utilización de vehículos oficiales y otros bienes públicos para asuntos particulares. 26.- Los funcionarios públicos tendrán prohibida la contratación de familiares. 27.- Los trabajadores de confianza laborarán de lunes a sábados y cuando menos 8 horas diarias. 28.- No se podrá asistir al trabajo en estado de ebriedad, ni ingerir bebidas alcohólicas en las oficinas públicas. 29.- Se reducirá en 50% el gasto de publicidad del gobierno. 30.- Se prohibirá a los funcionarios de hacienda, comunicaciones, de energía que convivan en fiestas, comidas, juegos deportivos o viajes con contratistas, concesionarios, grandes contribuyentes, proveedores o inversionistas vinculados a la función pública. 31.- Ningún funcionario público podrá ocupar en su domicilio a trabajadores al servicio del estado, si no lo tiene permitido o autorización para ello. 32.- Ningún funcionario sin causa de emergencia podrá ordenar cerrar calles, detener el tráfico, no respetar los semáforos o respetar los lugares prohibidos. 33.- No se adquirirá ninguna mercancía de lo que se tenga en existencia suficiente en los almacenes públicos. 34.- No se remodelarán oficinas, ni se comprará mobiliario de lujo. 35.- No tendrán chofer más que secretarios y subsecretarios. 36.- Los policías, militares o de corporaciones no estarán al servicio de funcionarios o particulares sin plena justificación. 37.- El Estado Mayor Presidencial se incorporará por completo a la Secretaría de la Defensa Nacional. - 38.- La Residencia Oficial de los Pinos pasará a formar parte del Bosque de Chapultepec. Será un espacio para el arte y la cultura. 39.- Desaparecerán las partidas para vestuario o cualquier gasto de protocolo ceremonial para el presidente, familia o colaboradores cercanos.

40.- Se cancelará toda labor de espionaje o intervención telefónica que afecte el derecho a la privacidad de las personas. 41.- Se cuidarán los bienes de las oficinas a disposición de los servidores públicos para proteger el patrimonio colectivo. 42.- Se evitarán gastos innecesarios de oficinas y se ahorrará electricidad, agua, telefonía fija y móvil, internet, gasolina y otros insumos pagados por el erario. 43.- Se tratará con amabilidad a los ciudadanos en las oficinas y en cualquier lugar. 44.- Las compras del gobierno se harán de manera consolidada y con transparencia. 45.- Los contratos de obras del gobierno se llevarán a cabo mediante licitación pública con la participación de ciudadanos y observadores de la ONU. 46.- No habrá partida para los diputados o senadores. 47.- Ningún funcionario público podrá recibir un regalo cuyo valor exceda los cinco mil pesos. 48.- No se autorizará la contratación de despachos, ni asesores y consultores para la elaboración de proyectos ley, planes de desarrollo, informes ni cualquier tipo de análisis. 49.- En las relaciones comerciales o financieras internacionales se dará preferencia a las empresas originarias de países cuyos gobiernos gocen de honestidad. 50.- Se revisarán los contratos suscritos con empresas nacionales o extranjeras que hayan sido otorgados bajo la corrupción y se llevarán al Congreso. Hasta aquí y perfectamente diseccionados los lineamientos de operación de la nueva administración.

Constantemente mi sastre, el señor que me atiende en algún restaurante y amigos varios simpatizantes, en general la gente con la que converso de la maravillosa participación del pueblo de México para llevar a Manuel Andrés López Obrador a la Presidencia de la República, me preguntan ¿qué pueden hacer ahora para apoyarlo? Ya le dieron el voto, que sigue para no dejarlo solo. Quieren ser actores de esta cuarta transformación de la nación mexicana. Les comento que, por lo pronto, habrá que esperar a que llegue a la presidencia de la república el día 1 de diciembre y ahora conocer y defender sus postulados. Vicente Fox no se resigna a perder su pensión y así, como él, diversos grupos de mexicanos anhelan un estado de corrupción y rapiña.

Me inquieta esa pregunta. ¿Qué hacer para apoyar a Andrés Manuel López Obrador? Por lo pronto, los maestros de la 22 podrían no volver a bloquear la ciudad de Oaxaca y si solo se lograra esto, con los 35 millones de votos que tiene Andrés Manuel López Obrador, nuestro mundo vernáculo, folklórico, mágico y universal habría dado un cambio espectacular. ¿Se imaginan que el próximo año no haya plantones? ¡Sería un sueño!

 
Otras publicaciones
Otros López. Se respeta la vida
Los enemigos de siempre
Una segunda oportunidad
Migraciones y realidades
La burla es hacia nosotros mismos
El año que estamos en peligro
Respuestas predecibles
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba