Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Política Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 592
  El México electoral
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  A pocos años de su fundación, el Partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) se ha convertido en la primera fuerza de nuestro país. ¿Culto a una persona? ¿Populismo tropical? Así es como definen los detractores a este partido que derrotó de manera estrepitosa al PRI y al PAN y que critican que los principales dirigentes del mismo son personas cercanas a AMLO y formaron parte de su gabinete cuando fue jefe de gobierno de la Ciudad de México. Un partido que no figuraba en las anteriores elecciones presidenciales, hoy es la primera fuerza política, dejando los resultados de la pasada votación de la siguiente manera: Andrés Manuel López Obrador 30 millones113 mil 483 votos, Ricardo Anaya Cortés 12 millones 610 mil 120 votos, José Antonio Meade Kuribreña 9 millones 289 mil 853 votos y Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón dos millones 961 mil 732 votos. Con una participación ciudadana del 63.42% el efecto AMLO ha mandado a un tercer lugar a nivel nacional y en las entidades federativas a partidos como el Revolucionario Institucional (PRI). En el caso Coahuila, donde se renovaron alcaldías, diputaciones federales y senadurías, Morena desbancó al bipartidismo que representaba el Congreso y ganó municipios importantes; entre ellos Piedras Negras, con la coalición Juntos Haremos Historia (aunque su candidato haya sido alcalde bajo el emblema PRI) y para Torreón, los ciudadanos optaron por la continuidad de Jorge Zermeño Infante. La capital de Coahuila fue la ciudad más importante donde el PRI obtuvo un triunfo contundente.

¿Qué sucedió realmente? La molestia de la ciudadanía en temas tan sensibles como la inseguridad pasó factura a los gobiernos emanados del PRI y del PAN. El triunfo de Vicente Fox y de Felipe Calderón no significó cambio alguno. El lenguaje florido no significó más que el enriquecimiento obsceno de la familia Sahagún y el presidente del empleo fue todo menos empleo y seguridad para las familias. En esa tesitura, los partidos políticos que conocíamos como los de mejor oferta política están pagando por los errores de sus gobiernos. El 1 de julio eivdenció el reflejo de un hartazgo de malas decisiones y de un PRI mandado a un tercer lugar debido a imposiciones y desplazamiento de priistas de cepa en las decisiones del comité nacional del PRI; por la otra parte, el PAN en gobierno, solo reflejó más de lo mismo y a un gobierno mayormente corrupto y maniatado; es decir, solo vendieron espejitos. También en esta elección pesaron los excesos de los mandatarios estatales, la poca transparencia y los altos índices de corrupción.

Bajo la bandera de que México no es un país pobre, es un país injusto, Morena logró un triunfo contundente y con esta respuesta AMLO promete una nueva política social innovadora, democrática, incluyente y participativa, que ponga en el centro a las personas.

Con ello —parte de su vocabulario— “se potenciarán y fortalecerán las capacidades productivas, desde el ser humano y su territorio para disminuir la pobreza y terminar con la pobreza extrema”.

¿Nos encontramos en una crisis democrática o en un progreso y transición? Para corregir los problemas actuales de la democracia, es necesario tener un sistema robusto de pesos y contrapesos sobre el poder de los gobernantes; es más, quizá es de mayor resguardo que el derecho al voto. Muchas democracias han fracasado porque se pone énfasis en las elecciones y poco en los demás aspectos fundamentales de la democracia: límites a los poderes del Estado y garantías a los derechos individuales como la libertad de expresión… algunos politólogos afirman que las democracias nuevas, que han sido exitosas, evitan la tentación de la tiranía de las mayorías y la noción de que ganar una elección otorga el derecho a la mayoría de hacer lo que quiera; la respuesta correcta a ello es poner límites a los gobiernos y dar más soporte a los derechos individuales. AMLO posee mayoría, ha prometido libertad, restricciones a funcionarios, auténtica división de poderes, transparencia, revisión a las reformas, etcétera. Todo ello con un gran respaldo popular y con un respaldo en el Legislativo. Al tiempo veremos si por la boca no muere el pez.

 
Otras publicaciones
Resultados de la UAdeC hoy
México ante la crisis de Venezuela
¿Hay gobernabilidad en México?
UA de C y sociedad
AMLO y la odisea de la gasolina
Coahuila en enero
¿Qué es el poder?
La consulta popular y los programas de AMLO
Sobre el desarrollo en México 2019-2024
No Bolsonaro
2 de octubre: presente y pasado
El futuro es nuestro
Tiempos negros para España
AMLO y las circunstancias
Conciencia ambiental
Adiós millennial
La caída
Cleptocracia: una nueva forma de gobernar
Apuntes y desafíos para la justicia electoral
La desaventura de Margarita
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba