Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 649
  ¿El califato inevitable?
 
Marcos Durán
   
  Reza Pankhurst es un ciudadano egipcio preso por criticar el régimen del dictador Hosni Mubarak y liberado por presiones de Amnistía Internacional. Es especialista en temas del Medio Oriente y movimientos islámicos, y obtuvo el grado de doctor en relaciones internacionales por la London School of Economics. Pankhurst es autor del libro El califato inevitable, un término que hoy nos evoca imágenes negativas, en especial a la luz de la brutalidad con que actúan movimientos como los del autodenominado «Estado Islámico» o Al Qaeda.

El libro de Reza Pankhurst es una lectura esencial para cualquiera que pretenda entender la historia y la política islámica, sus ideales y los deseos de imponer un califato mundial. Como usted sabe, el último de los califatos fue el poderoso Imperio Otomano que cayó tras la Primera Guerra Mundial. Antes, y en los periodos más brillantes de los califatos, éstos se extendieron a tres continentes y su poderío llegó hasta España, país que ocuparon por 800 años.

Córdoba y Granada eran las bases de los musulmanes de la España ocupada y su herencia fue tan fuerte, que el propio Agustín Lara lo describe en su canción «Granada» cuando dice «Tierra ensangrentada en tardes de toros. Mujer que conserva el embrujo de los ojos moros». Las razas terminaron mezclándose.

Eso es lo que promovía, por ejemplo, el Estado Islámico que impulsa el ISIS —Estado Islámico de Irak y el Levante, por su nombre en inglés—, establecer unilateralmente un nuevo califato en las áreas que controla en Irak y Siria, asegurando que su dominio se extendería desde Alepo, en el norte de Siria, hasta la provincia de Diyala en el este de Irak, donde regirá la estricta interpretación que el grupo tiene de la ley islámica y que incluye decapitaciones, torturas, violaciones, desmembramiento y toda clase de locuras para aquellos que no se apeguen a su ley. En ese tiempo, el califa Ibrahim demandó a todos los musulmanes «jurar lealtad» al nuevo gobernante del flamante califato y «rechazar la democracia y otra basura de Occidente».

Una aberración y una salvajada sin ninguna duda, pero nada alejada de lo que hizo el propio cristianismo al evangelizar América cuando se masacraba, asesinaba, amputaba y torturaba a los pobladores originales que se negaban a dejar a sus dioses paganos. Fue una guerra de terror en donde por poco desaparecen a los millones de indios que habitaban por estas tierras.

Lo mismo hizo la Santa Inquisición, que de santa no tenía nada, pues persiguió a quien pensara diferente. En una época de oscuridad, por cerca de 800 años, tan sólo en Europa, más de 50 mil personas fueron acusadas de herejía y brujería para luego ser torturadas y ejecutadas con métodos tan imaginativos y crueles que harían palidecer de vergüenza a cualquier sicario de la actualidad. Fueron los tiempos en los que la Iglesia Católica gobernaba el mundo con jerarcas como los Borgia, Richelieu y Torquemada, que iniciaron su guerra santa para imponer al cristianismo, eran los yihadistas del medievo.

La llamada a un califato islámico o cualquier movimiento religioso de tendencias extremistas es terrible, y hoy se enmarca en lo que llaman como la «guerra contra el terror». Pero por otra parte, entre los musulmanes la instalación de un califato es solo un símbolo de la unidad islámica y no una amenaza para la humanidad, se trata más bien de la última esperanza contra el imperialismo occidental. Por otra parte, sus detractores afirmaban que era un símbolo de una civilización cuyo tiempo había pasado, incluso antimoderna, totalitaria y terrorista; una que utiliza la violencia para imponerse.

¿Es inevitable un califato? No lo sé. Lo que sí es inevitable es que de nuevo los seres humanos nos vamos a matar por intentar imponer una fe sobre otra, como ya lo hemos hecho por milenios. Hasta ahora, todos los dioses, todas las religiones y todos los libros sagrados han sido malinterpretados por los hombres como un modo para odiarnos y matarnos, jamás para amarnos.

 
Otras publicaciones
La verdad no puede competir con la mentira
¡Tu dinero o tu vida!
Treinta años sin nada ni a nadie a quien encontrar
El día de Pi
Google y nuestra amnesia digital
Alan Turing y su máquina para pensar
Todos somos hijos de Pedro Páramo
El fuego prometido
Nada ni nadie son para siempre
La nueva guerra de Vietnam
La fuente de la eterna ineptitud
¿Haremos lo que mejor sabemos hacer?
Negación
Polvo eres…
Celoso de su deber
Nuestra torre de Babel
Malleus Maleficarum
La solución final
Tiempo nuevo
Victoria pírrica
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2021. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba